Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los indignados celebrarán un debate alternativo sobre el estado de la nación

Los temas a tratar el 29 y 30 de junio serán economía, política, derechos sociales y ciudadanía

Indignados del movimiento 15M durante la asamblea que celebraron junto al Congreso de los Diputados en Madrid.
Indignados del movimiento 15M durante la asamblea que celebraron junto al Congreso de los Diputados en Madrid. EFE

El movimiento de indignados del Movimiento 15 de Mayo celebrará los días 29 y 30 de junio en la Puerta del Sol un debate alternativo sobre el estado de la nación para crear un espacio de reflexión sobre cuestiones que afectan a la ciudadanía, iniciativa surgida en paralelo al debate anual llevado a cabo en el Congreso de los Diputados.

Según ha informado la organización mediante un comunicado, la cita de ambos días es a las 19 horas, y los temas a tratar son Economía y Derechos Sociales, el miércoles, día 29 de junio; y Política y Ciudadanía, el jueves, día 30 de junio.

El movimiento plantea un "debate alternativo, crítico y constructivo, que aborde los problemas reales que afectan al conjunto de la población". Así, invita a todas las personas a participar en la iniciativa, que se iniciará con ponencias como la de Bibiana Medialdea y Jaime Pastor para luego ceder la palabra al resto de ponentes.

La acción ha surgido dentro de la Asamblea Popular de Arganzuela y ha sido difundida a todas las asambleas de barrios y municipios de Madrid para contar con más apoyo.

Huelga general

Esta es otra de las medidas tomadas por el movimiento, que decidió el pasado miércoles por asamblea formar un grupo de trabajo para convocar una huelga general contra la aprobación de convertir en ley el decreto sobre la reforma de la negociación colectiva. En principio, la huelga general está planteada para el 15 de octubre.

Los reunidos eran parte de los 200 manifestantes que durmieron la noche del martes en la plaza de las Cortes y que el miércoles recibieron a los diputados con pitidos y proclamas ya clásicas, como “que no nos representan”.

Los indignados se plantean si deberían pedir a un sindicato nacional no mayoritario (ni UGT ni CC OO) que convoque formalmente la huelga general, dejando claro que quien la organiza es el 15-M, para que legalmente resulte más eficaz, o si, por el contrario, estaría más en línea con el movimiento que los trabajadores presentaran individualmente su solicitud de huelga. La idea, defienden, es transmitir un mensaje a políticos y empresarios: “Si nosotros paramos, se para todo”. Barajan además otro tipo de acciones, como huelgas de consumo o protestas contra los bancos con actos simbólicos como que grupos de personas retiren un céntimo de las entidades bancarias.

Más información