Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ilusión del 15-M es contagiosa

El Museo Reina Sofía de Madrid acoge el encuentro POR (Piensa, Opina, Reacciona), organizado por la cadena SER

Sampedro: "Contribuid a que esta gente se vaya cuanto antes a hacer gárgaras"

Cuenta la internauta Lucía que al ver el campamento del 15-M se dio cuenta de todo lo que podía hacer en su barrio. Y se puso manos a la obra. Dice que un mes después ha montado una asociación, ha conseguido 30 voluntarios, un local (lo presta el padre de una amiga, ha detallado) y ya están dando clases de castellano a inmigrantes los fines de semana. Es el efecto menos visible del 15-M, las pequeñas iniciativas que ha inspirado. El testimonio de Lucía, llegado por las redes sociales al encuentro POR (Piensa, Opina, Reacciona) organizado por la Cadena Ser en el Museo Reina Sofía de Madrid, demuestra que la ilusión del 15-M es contagiosa.

Ese, el efecto micro, es clave para los promotores de una de las mayores movilizaciones que ha vivido España en los últimos años. “Lo más importante es el debate que se está produciendo en las plazas, en las terrazas, con los amigos”, ha dicho Jon Aguirre Such, estudiante de arquitectura y cara visible del Movimiento 15-M. Un grupo que intenta buscar vías para canalizar su energía y que cristalice en objetivos concretos. Por eso ha calificado de “victoria histórica” la paralización de un desahucio ayer y de otro hoy.

En el campamento que montaron en la Puerta del Sol reinaba la concordia. Daba la impresión de que acampados y visitantes, todos, acababan sus frases con la misma palabra: gracias. Elena, ingeniera agrónoma, ha dado las gracias en voz alta por ese chute de entusiasmo que muchos han sentido en las últimas semanas. “El 15-M me ha devuelto la motivación, las ganas de luchar. Quería agradecérselo”, ha dicho tras explicar a qué aspiran los de su generación: “Queremos trabajar, ganarnos la vida, sin grandes pretensiones, quizá alguno se quiere hacer rico, pero no es la mayoría. Y nos piden que nos humillemos ante las empresas o que iniciemos otra vida estudiantil”.

Aguirre ha proclamado que “la sociedad está haciendo una auditoría del sistema político y económico”, ha mencionado la investigación contra Emilio Botín por “fraude fiscal” y el público le ha aplaudido entusiasmado. Este miembro del 15-M ha recordado la manifestación convocada en toda España para este domingo, 19-J. “La sociedad tiene una reválida” en las marchas contra la ratificación del Pacto del Euro, que en su opinión, traerá más recortes sociales.

Lo más importante es el debate que se se produce en las plazas

Jon Aguirre, Democracia Real YA

Pero el gran aplauso, el más sentido, se lo ha dado el público puesto en pie a José Luis Sampedro cuando, apoyados sus 94 años en su bastón y en el periodista Iñaki Gabilondo, abandonaba el escenario. Les acababa de aconsejar a los presentes dos cosas: “Trabajad, si podéis encontrar trabajo, colocaos, comed, vivid. Y segundo, contribuid a que esta gente se vaya cuanto antes a hacer gárgaras”. Y él, escritor, economista, profesor, también ha dado las gracias a los indignados: “Me queda poco por vivir pero me habéis dado la alegría de mi vida”.

Un disgusto en casa es lo que desata cualquier joven español que se les diga a sus padres que ha tenido una idea brillante, que tiene un plan para hacerla rentable y para vivir de ello. “En España no estamos programados para esto de ser emprendedor. Los padres quieren que tengas un trabajo seguro, a poder ser funcionario”, ha contado Carlota Mateos, fundadora de Rusticae, que se encarga de 205 hoteles con encanto. Una de las claves de su éxito como empresaria, según Mateos, “es ser honesto y transparente, también cuando no puedes hacer algo”. Otra clave, en opinión de Pau García-Milá, con la palabra inconformista estampada en la camiseta y al frente de eyeOS, una compañía informática con 35 empleados: “Cuando la empresa y el presupuesto crecen parece que puedes derrochar, pero no es así”.

En uno de los testimonios en vídeo emitidos en el encuentro POR una chica explica que terminó la carrera hace dos años, que no ha encontrado trabajo. “No es que no quiera, no me han dado la oportunidad. Parecía que ibas a tener una vida acomodada y perfecta. Y nos han engañado”. El 45% de los españoles menores de 25 años está en paro.