Dimite como concejal el cura al que presionó el Obispado de Ourense

Fue conminado por la jerarquía eclesiástica a dejar "fehacientemente" toda actividad política

El cura y concejal electo del PSOE en A Gudiña Antonio Fernández Blanco se queda con sus tres parroquias de Piñor. Puesto por el Obispado de Ourense en la tesitura de tener que elegir entre la actividad política o la pastoral, ha optado por esta última. Ya ha comunicado su decisión a la dirección del PSdeG.

Fernández fue suspendido el martes pasado de su actividad parroquial por el Obispado, que precisó que la expulsión se mantendría hasta que acreditase “fehacientemente, a juicio del obispo” haber renunciado “a cualquier cargo, compromiso o actividad política” y estar “en actitud de actuar en comunión con la Iglesia Católica”.

Ha sido la primera vez que el Obispado de Ourense ha exigido, en estos términos, a un cura concejal que abandonara un escaño municipal. Este hecho ha provocado un fuerte malestar en el PSOE provincial, que ha tildado de injusta la decisión de la curia ourensana con el edil socialista, cuando ha permitido que otros sacerdotes, del PP, ejercieran esta misma actividad incluso durante dos legislaturas seguidas, como ocurrió en Castrelo do Val.

Los socialistas han reiterado la estrecha vinculación política del fallecido Felisindo Rodríguez, cura de Tamaguelos, con Fraga, que adjudicaba obras de la Consellería de Ordenación del Territorio y que fue el primer sacerdote en responder judicialmente por una actividad política. La decisión de Fernández frena la intención del PSOE de acudir al Constitucional.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción