Blanco sobre las cuentas públicas: "No somos un país de chichinabo"

El ministro de Fomento niega con firmeza un adelanto electoral y defiende la seriedad en la gestión económica en las instituciones españolas

Jose Blanco y Francisco González.
Jose Blanco y Francisco González.Europa Press

El ministro de Fomento, José Blanco, ha sido tajante esta tarde en Santander al asegurar que no va a haber adelanto electoral y ha insistido en la necesidad de agotar la legislatura para cerrar las reformas pendientes en pensiones y negociación colectiva. Además, ha hecho una defensa de la seriedad de las cuentas públicas españolas, independientemente del partido que las gestione. "España no es un país de chichinabo", ha dicho.

Ante las preguntas de los periodistas,el titular de Fomento recordó que "quien tiene facultad de convocar elecciones es el presidentte del Gobierno y lo ha dicho por activa y por pasiva que la determinación es concluir la legislatura y hacer las reformas que permitan que el país empiece una senda de recuperación de empleo", dijo Blanco. El ministro coincidió con el presidente del BBVA, Francisco González, con quien inaugaró un curso de Economía de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la UIMP de Santander. El banquero también comentó: "las reformas pendientes se deben hacer con más rapidez, pero España no necesita un plan B. Ya tiene un plan A y es el marcado, pero hay que ejecutarlo".

 Ante la insistencia de los periodistas, Blanco ratificó: "Es imprescindible agotar la legislatura. No hacerse sería penalizar las reformas planteadas. Lo peor para España es la parálisis y seguiremos negociando con los grupos políticos para sacar adelante las reformas con la geometria variable que hemos practicado en la legislatura"- Por su parte, el presidente de BBVA eludió opinar sobre si sería beneficioso adelantar las elecciones, pero incidió en la necesidad de que se tomen decisiones rápidas en el ámbito financiero, laboral y fiscal.

Tanto el presidente del BBVA como el ministro criticaron el cuestionamiento de las cuentas públicas. "España no es un país de chichinabo. Es un país serio que tiene instituciones de control presupuestasrio incuestionables, como la Intervención General. No hay ninguna Admistración que tenga caja B, ni con el PP ni con el PSOE", afirmo Blanco. González ratificó estas palabras y dice que se hace un flaco favor a España cuestionando las cuentas públicas. "Pido al Gobierno y la oposición que postpongan sus intereses en este tema en aras al bien de todos los españoles", dijo que banquero que llegó a la presidencia de Argentaria por indicación del Gobierno de Aznar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS