Los socialistas se preparan para un posible adelanto electoral a noviembre

Sectores del PSOE aseguran que así aprovecharían la subida del empleo del verano

Rubalcaba saluda a Chacón al inicio de la reunión con los militantes del PSC.
Rubalcaba saluda a Chacón al inicio de la reunión con los militantes del PSC. SUSANNA SÁEZ

Numerosos sectores socialistas, tanto del partido como del Gobierno, aprecian que la evolución de la crisis económica, las circunstancias políticas, la estabilidad parlamentaria y el clima social son factores que pueden inducir al presidente a adelantar las elecciones. Como fecha aproximada para ese adelanto, las fuentes informantes señalan el mes de noviembre. Distintas fuentes del PSOE creen que al presidente José Luis Rodríguez Zapatero y al candidato Alfredo Pérez Rubalcaba les será muy complicado mantener al 100% su reiterada promesa de agotar la legislatura.

Zapatero hará lo que más convenga “a España y al partido” por este orden, cuentan quienes le rodean. Otros interlocutores precisan que poco puede ayudar al país pretender alargar la legislatura si no hay apoyos parlamentarios suficientes para redondear algunas de las reformas en marcha, si la situación económica se deteriora y, sobre todo, si el descontento y el rechazo de los ciudadanos con Zapatero y con el PSOE se mantiene en el altísimo nivel reflejado el 22-M, o incluso va en aumento.

Los socialistas que creen posible ese adelanto electoral calculan que hasta finales de septiembre crecerá el empleo por el factor estacional y opinan que ese sería un buen momento para convocar elecciones. Para estos interlocutores, mantener la legislatura todo el invierno podría lastrar las posibilidades del candidato Alfredo Pérez Rubalcaba.

El vicepresidente primero del Gobierno podría empezar con plenitud y de inmediato su campaña, aunque el pistoletazo de salida lo marcará el próximo 9 de julio el comité federal del PSOE cuando le proclame candidato a la presidencia del Gobierno.

Creen que esperar
a marzo lastraría las posibilidades
de Rubalcaba

A partir de ahí vendrá un verano de trabajo y de preparación para llegar al segundo momento clave de su nueva carrera: la conferencia política que se celebrará en septiembre. Los interlocutores consultados no descartan que en esas fechas puedan convocarse las elecciones para noviembre. Pese a todo, hoy la principal y oficial hipótesis es agotar la legislatura, salvo que ese objetivo acabe siendo menos favorable para las expectativas electorales.

Encuesta

Por motivos informativos la encuesta ya está cerrada al voto

¿Crees que el presidente del Gobierno debería adelantar las elecciones?

  • 0%
  • No0%
  • Ns/Nc0%

Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas de los lectores que desean exponer su opinión.

Hasta el minuto antes de anunciar la convocatoria de las generales, Zapatero y su Gobierno, así como la plana mayor del PSOE, expresarán “la voluntad” de agotar la legislatura para culminar las reformas emprendidas y tener la mayor separación temporal posible entre la derrota electoral del 22-M y las elecciones generales. Esta disposición se mantiene en el Consejo de Ministros, y así se reflejó el pasado viernes en su última sesión. Si fuera así, el decreto de disolución de las Cortes se publicaría a finales de enero para que los comicios se celebraran en marzo.

De hecho, Zapatero y Rubalcaba ya han empezado a explorar las posibilidades de acuerdo con el Partido Nacionalista Vasco y CiU para los presupuestos de 2011, apoyos que no tienen asegurados. Ambos partidos tienen aún que calibrar qué les interesa más, si que se adelanten las elecciones o no, habida cuenta de que una mayoría absoluta del PP les dejaría fuera de juego. En todo caso, las posibilidades de acuerdo del Gobierno son mayores con el PNV que con CiU, que se aproxima al PP en Cataluña.

Pero incluso la tranquilidad y el éxito de pactar unos presupuestos, algo que se conocerá a mitad de septiembre, tampoco despeja la duda de la continuidad de la legislatura para relevantes dirigentes socialistas.

Mientras, el PP arrecia con fuerza en sus golpes al presidente del Gobierno. El portavoz de los populares, Esteban González Pons, proclamaba estos días que Zapatero “está muerto, aunque parece que no se ha enterado”. Pero con la actitud del PP ya cuentan en el PSOE. “No será su hostigamiento lo que lleve al presidente a adelantar las elecciones; ya lleva mucho soportado”, aseguran fuentes socialistas. Zapatero sigue teniendo la última palabra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción