Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu reclama la desaparición "definitiva e incondicional" de toda violencia

La coalición 'abertzale' presenta ante representantes de la sociedad civil en un acto en el Kursaal de San Sebastián las líneas básicas de su programa de gobierno

Garitano saluda al Rufi Etxeberria antes del acto en el Kursaal. Ampliar foto
Garitano saluda al Rufi Etxeberria antes del acto en el Kursaal. EFE

En Bildu tienen que estar muy seguros de hacerse con la makila (bastón de mando, en euskera) de Guipúzcoa, porque ya han comenzado a descorchar el champán. ¿Un brindis para celebrar por adelantado su llegada al poder en Guipúzcoa y su capital, San Sebastián? La coalición independentista ha invitado este lunes por la tarde en el Kursaal donostiarra a la sociedad civil para presentarles las líneas maestras de su programa de gobierno. No se buscaba atraer a los principales representantes de la economía vasca, ni a los primeros espadas del mundo académico, cultural o deportivo, según los convocantes. Se trataba de reunir a agentes sociales de base. Por eso, entre los 150 asistentes había más mochilas que corbatas (solo cuatro).

Su líder en Guipúzcoa, el periodista Martín Garitano, ha proclamado ante el auditorio el compromiso “prioritario” de Bildu de “implicar a la Diputación de Guipúzcoa en el logro de la paz, la democracia y la normalización política” de Euskadi. También ha reclamado “la desaparición definitiva e incondicional de todo tipo de acciones violentas, incluidas amenazas, presiones, persecuciones, detenciones y torturas contra toda persona por razón de su actividad o ideología política”.

Bildu tuvo ocasión de desgranar sus promesas electorales durante la pasada campaña, pero ha esperado a que hayan pasado dos semanas desde las elecciones del 22-M, en las que se colocó como la segunda fuerza política en el País vasco, para presentar públicamente la que será su hoja de ruta si logra gobernar en Guipúzcoa. La apuesta por la paz y la normalización política, la lucha contra el paro, las mejoras sociales, la defensa del medio ambiente, del euskera, la apuesta por la igualdad de la mujer y la participación ciudadana serán las señas de identidad que distinguirán sus siglas. Así lo explicó Garitano, a la sazón candidato a diputado general de Guipúzcoa.

Su discurso de cuatro folios y medio fue seguido atentamente por representates de la exBatasuna, como Rufi Etxeberria, Joseba Permach, Karmele Aierbe o Iñigo Balda; los alcaldes de ANV de Hernani, Pasaia y Usurbil. También asistieron, entre otros, el secretario general de EA, Pello Urizar, el coordinador de Lokarri, Paúl Ríos; el presidente de Euskaltzaindia (la academia de la lengua vasca), Andrés Urrutia, el futbolista de la gloriosa Real Sociedad de los ochenta Inaxio Kortabarria (rechazó jugar con la selección española) y el catedrático de Derecho Internacional de la UPV Juanjo Álvarez.

Apelando al “nuevo tiempo político” que han alumbrado las elecciones del 22-M con la irrupción de los independentistas en las instituciones vascas, Garitano ha anunciado que defenderá la existencia de “una comunidad nacional que tiene derecho a decidir”, en la que “todas las personas y todos los proyectos políticos, sin exclusiones, sin amenazas, deben formar parte del debate y de la toma de decisiones”. “No podemos perder el tiempo en conseguir este objetivo histórico”, ha añadido.

Garitano ha explicado que una de sus prioridades consistirá en “dar una salida” a los 46.000 parados que hay en Guipúzcoa y en “garantizar los derechos sociales de todos los ciudadanos”. Bildu impulsará un debate social sobre las grandes infraestructuras previstas mediante la celebración de referendos y consultas populares. “Asi lo haremos con la incineradora [de basuras] de Zubieta”, ha dicho. Esta coalición quiere poner en marcha un departamento de la igualdad, impulsará el uso del euskera y dará protagonismo a la sociedad civil mediante mecanismo de participación ciudadana.