Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba quiere demostrar que tiene el apoyo de la militancia

El vicepresidente explicará hoy cómo ha llegado a ser candidato y empezará su campaña el miércoles en Andalucía, un granero de votos en profunda crisis

José Antonio Griñán y Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado diciembre. Ampliar foto
José Antonio Griñán y Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado diciembre.

Ha sido ungido por toda la estructura de poder del PSOE: federal y regional. Ahora quiere demostrar que los afiliados le quieren. Esta es la pretensión de Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a las primarias del PSOE a propuesta del comité federal, una de las vías para ser aspirante a cabeza de cartel en 2012. Sin perder tiempo, Rubalcaba empieza este miércoles en Sevilla, y continuará el sábado en Santander, un recorrido por las federaciones socialistas de España para explicar de viva voz a los militantes, en reuniones internas, por qué quiere ser candidato, qué ofrece y qué les pide.

En el fondo hará la campaña que también realizaría si tuviera que competir con otro aspirante a ser el cartel electoral del PSOE. Eso sí, se ahorra el trabajoso trámite de recoger las 22.000 firmas que necesitará cualquier otro candidato que aspire a competir con él; posibilidad casi remota, aunque ya han aparecido, pocas horas después del cierre de filas del comité federal, dos aspirantes sevillanos.

Rubalcaba quiere demostrar que tiene el apoyo de la militancia
Tanto el vicepresidente como los barones territoriales que le apoyan y buena parte de la ejecutiva sostienen que Rubalcaba cuenta ya con un apoyo generalizado en el partido y que se pondrá de manifiesto en los actos internos que emprenda hasta que el 2 de julio sea proclamado candidato, según los plazos establecidos para las primarias. En su entorno se asegura que quiere recorrer la organización y tratar con el máximo número posible de afiliados. Antes de empezar la gira y el contacto con ellos, comparecerá hoy en la sede federal del PSOE, en la calle Ferraz de Madrid, para dar cuenta ante los medios de comunicación de sus objetivos.

El PSOE trata de parar el camino hacia la derrota en el feudo de Griñán

También tendrá que dar su versión sobre los interrogantes que se abrieron la pasada semana después de que la ministra de Defensa, Carme Chacón, se retirara de la carrera antes de empezarla con la denuncia de que la competición acarrearía grandes males al partido. En el comité federal del sábado nadie preguntó directamente ni pidió aclaraciones a Chacón sobre de dónde partían esas amenazas y quiénes estaban detrás de la operación para desestabilizar al Gobierno. Solo Patxi López, secretario general de los socialistas vascos, abordó el tema pero de forma implícita y para defenderse, no para pedir explicaciones. López propuso por sorpresa el pasado martes la celebración de un congreso, lo que molestó a Zapatero. “Si alguien piensa que nuestra propuesta era contra el secretario general, sencillamente desconoce mis códigos de lealtad, mi cultura de partido, mis principios y mi trayectoria”, aseguran que dijo el lehendakari en la reunión interna del comité federal.

El presidente andaluz le pedirá más colaboración del Gobierno central

No tiene ningún problema Rubalcaba con Patxi López ni con la mayoría de los socialistas vascos, a quienes está muy unido. Y esa unidad también la quiere con los socialistas andaluces.
Para empezar, con José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía y secretario general de los socialistas andaluces. Por eso empieza su periplo en Sevilla. Andalucía está en una situación de emergencia, tanto desde la perspectiva interna del PSOE como por su situación económica. Con una tasa de desempleo del 28%, es la comunidad donde el avance del PP ha sido más notable el 22-M.
El principal granero de los socialistas está en crisis. Por primera vez la derecha ha superado en votos al PSOE por 7,1 puntos y, lo que es más importante, el 67% del crecimiento del PP en toda España en las pasadas elecciones municipales se debe a votos depositados en urnas andaluzas. Un mal resultado en Andalucía es garantía de un enorme traspié en todo el Estado. Andalucía aporta 61 diputados al Congreso. Actualmente 36 son del PSOE, 11 más de los que tiene el PP.

Tanto para Rubalcaba como para la dirección del PSOE en Andalucía, la reunión es de gran relevancia. Ambos buscarán una cooperación más estrecha entre el Gobierno central y el andaluz. “Vamos a buscar la alianza con el Gobierno de España porque tiene que mirar más a Andalucía”, aseguró ayer un dirigente andaluz, quien destacó que antes del verano se inyectará “combustible” al proyecto socialista, sin precisar qué tipo de proyectos están en cartera. Rubalcaba abre con esta visita una larga campaña de 10 meses.

Durante estos días de convulsión internos, Griñán ha apostado por la celebración de unas primarias pero con Rubalcaba como candidato. No ocultó su opinión contraria a la celebración de un congreso en estos momentos. En su entorno, no obstante, se asegura que en principio no sería partidario de que Rubalcaba fuera también el secretario general del PSOE. En el comité federal el sábado y en la reunión del viernes con Zapatero y todos los secretarios generales, Griñán no dejó dudas de que su candidato era Rubalcaba.

También lo es de la mayoría de los socialistas cántabros. Después de Sevilla, su segunda visita será a Cantabria, por razones sobre todo sentimentales. Es su tierra. Nació hace 59 años en la localidad cántabra de Solares.