Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Pero qué quieren?

Resumen de las demandas y propuestas de los integrantes del 15-M

Integrantes del 15-M preparan la acampada de Sevilla
Integrantes del 15-M preparan la acampada de Sevilla

El movimiento 15-M agrupa intereses dispares que van desde la educación al medio ambiente pasando por el empleo y la vivienda. Tiene decenas de manifiestos. Estos son los elementos comunes de miles de jóvenes que han dado la vuelta a la campaña electoral, algunas de sus propuestas y lo que no piden.

Participación permanente en la vida política. Los manifestantes consideran que los dirigentes no facilitan su participación en las instituciones y reclaman ser oídos más allá de las elecciones. “No nos representan”, gritan desde las concentraciones a los políticos.

Un nuevo modelo económico. Un sistema que permita un reparto equitativo de la riqueza porque consideran que el actual está orientado al consumo, beneficia a unos pocos y empobrece a la mayoría.

Gestión pública y transparente. Rechazo a la privatización de servicios fundamentales, como la educación, la sanidad, abastecimientos, y gestión transparente de la Administración.

Medio Ambiente. Prioridad de la sostenibilidad en las actuaciones políticas, en especial en aquellas relacionadas con el territorio.

Feminismo e igualdad. Potenciación de los movimientos sociales contrarios a estructuras y organizaciones que impiden el desarrollo de la mujer en igualdad de condiciones.

Cultura libre. Libertad de información, creación, comunicación y acceso a la cultura. Rechazo al mercantilismo del conocimiento.

Vivienda. Promoción de la rehabilitación, abaratamiento de los inmuebles y facilidades para acceder a la vivienda.

Empleo. Reclaman trabajo y medidas contra la temporalidad y la precariedad laboral.

Educación. Acceso gratuito a un sistema educativo público y de calidad.

Propuestas concretas y lo que no piden

Los integrantes del 15-M no sólo tienen plataformas reivindicativas y de protestas. Entre sus decenas de manifiestos también figuran numerosas propuestas concretas de acciones que consideran necesarias para cambiar la situación.

No estamos en contra de partidos y sindicatos, pero no los queremos ni delante ni detrás

Antonio Moreno, físico

Entre sus propuestas destacan la nacionalización de sistemas financieros, el establecimiento de más impuestos a las grandes fortunas, el control del fraude fiscal, la inversión generadora de empleo en servicios sociales, educación y medio ambiente, la garantía de una renta básica y la subida del salario mínimo a mil euros.

Pero también dejan claro actitudes que le atribuyen falsamente. Los integrantes de las concentraciones han gritado hasta la saciedad: No les votes. Pero no se refieren a que promuevan la abstención, sino a que no se respalde con los sufragios a quienes, a su juicio, no han dado respuesta a los problemas.  “Somos apartidistas y asindicales”, insiste Antonio Moreno, un doctor en física de 32 años integrante de la protesta de Sevilla. En este sentido aclara que no está en contra de estas organizaciones, pero que el movimiento 15-M no quiere partidos ni sindicatos “delante o detrás”.

“Primero que cumplan las reivindicaciones”. Esta es la premisa de Federico Noriega, de Alternativa a la Crisis, para volver a confiar en las organizaciones políticas, sociales y sindicales actuales. “Tenemos las ideas claras y no vamos a ir con partidos y sindicatos que no nos representan”, añade Rafael Vargas, de Estado del Malestar.