Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'

Al tribunal le toca decidir sobre la 'doctrina Parot' y el tiempo que van a pasar en la cárcel los presos por terrorismo y otros condenados a centenares o miles

De nuevo, es el turno del Tribunal Constitucional. Le toca ahora decidir sobre la doctrina Parot y el tiempo que van a pasar realmente en la cárcel los presos por terrorismo y otros condenados a decenas, centenares o incluso miles de años de prisión. El  Código Penal de 1973, que se aplica a los delitos cometidos antes del vigente de 1995, permitía la redención de condena por estudios o trabajo, lo que acortaba las penas de terroristas. El Tribunal Supremo aprobó en 2006 una fórmula (resolviendo un recurso del etarra Henri Parot, que ha dado nombre a la doctrina) para prolongar el tiempo de cumplimiento en prisión: los beneficios penitenciarios se aplicarían, a partir de ese momento, a la suma de las condenas que tuviera el reo y no al total del cómputo máximo de cumplimiento.

Desde entonces se ha aplicado a decenas de terroristas y también a presos comunes que, a punto de salir de la cárcel, han tenido que permanecer en ella durante 10 o 20 años más hasta cumplir su límite máximo de cumplimiento: 20, 25 o 30 años según los casos. El Tribunal Constitucional estudia ahora varios recursos sobre la doctrina Parot, y tendrá que decidir si la decisión que adoptó el Supremo ya hace cinco años vulnera o no los principios constitucionales.

Si se decide que es inconstitucional, aquellos a quienes se les ha aplicado podrían pedir su excarcelación inmediata. Otros, como el ex jefe militar de ETA Juan Lorenzo Lasa Michelena, Txikierdi, podrían salir en breve, sin que llegue a aplicarse nunca sobre ellos esta prolongación sobrevenida del tiempo de prisión. Estos son algunos de los presos de la banda terrorista más significativos que se verían beneficiados por la decisión del alto tribunal.

Juan Lorenzo Lasa Michelena, Txikierdi

Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'

Exjefe militar de ETA (Rentería, Guipúzcoa, 1955) y durante años uno de los portavoces del colectivo oficial de presos (EPPK en sus siglas en euskera). Se benefició de la amnistía política de 1977 pero pasó después a ETA militar. Estuvo a cargo de los comandos legales e ilegales hasta su detención en 1985. Fue condenado a más de 350 años de cárcel como inductor de numerosos atentados, entre ellos el asesinato a tiros del general del Ejército Víctor Lago, entonces jefe de la División Acorazada Brunete, en Madrid en 1982. Lleva 26 años encarcelado. Su salida, en un principio, estaría prevista para marzo de 2012, pero la aplicación de la doctrina Parot podría retrasarlo hasta el año 2022.

Santiago Arróspide, Santi Potros

Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'

Segundo del aparato militar de ETA entre 1981 y 1985, pasó a encargarse de los comandos ilegales tras la detención de Txikierdi en 1985. Miembro de la dirección de la banda junto con Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, hasta su detención en Francia en septiembre de 1987. La Audiencia Nacional le aplicó la doctrina Parot en marzo de 2006, lo que le impediría salir de prisión hasta diciembre de 2030. En ese momento cumpliría 30 años de pena de prisión en España, a los que se unirían los 13 pasados en Francia, donde estuvo preso entre 1987 y 2000, año en el que fue extraditado a España. Ha pasado en total 24 años encarcelado.

Santi Potros fue condenado a 3.122 años de cárcel en 11 sentencias como inductor de varios atentados, entre ellos, la matanza de Hipercor el 19 de junio de 1987 en Barcelona, en la que murieron 21 personas y 42 resultaron heridas; y  la masacre de la madrileña plaza de la República Dominicana, en 1986, en la que murieron 12 guardias civiles y quedaron heridas medio centenar de víctimas.

José Antonio López Ruiz, Kubati

Kubati fue detenido el 11 de noviembre de 1987 y condenado a 1.076 años como responsable del comando Goyerri Costa. Fue el que disparó a Dolores González Catarain, Yoyes, delante de su hijo de tres años y como castigo por haber abandonado ETA, en la plaza de Ordizia el 10 de septiembre de 1986. Él mismo acabó más tarde separándose de la banda y rechazando la violencia.

 Su salida de prisión estaba prevista para el 24 de julio de 2006. Había cumplido en ese momento 19 años y medio de cárcel y había redimido otros 10 por las redenciones de condena que permitía el Código Penal antiguo, de 1973. La Audiencia Nacional le aplicó entonces la doctrina Parot y lo dejó en prisión hasta 2017. Lleva 24 años encarcelado.

Isidro Garalde, Mamarru

Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'

Está en prisión en España desde 1992. La Audiencia Nacional le condenó a 149 años de cárcel por ordenar a Henri Parot el atentado contra el teniente general Valenzuela, que se cometió el 7 de mayo de 1981 causando la muerte de tres personas y heridas graves a Valenzuela. Fue también condenado a 20 años de prisión por haber instruido a Parot en el uso de explosivos. Antes de su extradición a España, el 21 de octubre de 1992, cumplió en Francia una condena de más de seis años. En total ha pasado en prisión más de 25 años. Le fue aplicada en febrero de 2010 la doctrina Parot, que le impedirá salir de la cárcel hasta 2020.

Domingo Troitiño

Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'

Hermano del recientemente fugado Antonio Troitiño después de que la Audiencia Nacional acordara su libertad y el Tribunal Supremo la revocara días después. Domingo  fue detenido en 1987 y condenado a más de 900 años de pena de prisión, entre otras causas, por la matanza de Hipercor el 19 de junio de 1987 en Barcelona, en la que murieron 21 personas y 42 resultaron heridas. Tenía previsto salir de prisión en 2006 gracias a una redención de penas de 11 años por estudios y trabajo, pero la aplicación de la doctrina Parot por la Audiencia Nacional lo dejó entre rejas hasta 2017. Lleva 24 años en prisión.

José Javier Zabaleta, Baldo

Se benefició de la amnistía de 1977 pero después pasó a ETA militar. Sustituyó a Txikierdi  al frente de los comandos legales tras la detención de este en 1985. Fue el número dos de la banda con Francisco Múgica Garmendia, Pakito, hasta su detención en Francia en 1990. Fue extraditado a España en 1998 tras cumplir ocho años de cárcel por asociación de malhechores y condenado a 342 años de cárcel en seis sentencias; entre otras cosas, por el atentado perpetrado en un bar de Zarautz (Guipúzcoa) en 1980 en el que murieron asesinados cuatro guardias civiles y un vecino de la localidad. Participó como miembro del comité ejecutivo de ETA en las negociaciones de Argel con el Gobierno de Felipe González en 1989. La Audiencia Nacional le aplicó la doctrina Parot en 2006. Lleva encarcelado en España 13 años.