GUILLERMO FERNÁNDEZ-VARA | Presidente de Extremadura

"El PP se ha colgado medallas que quizá tenga que devolver"

Fernández-Vara, presidente extremeño, cree que su carrera política empieza y acaba en la región

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.
Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.BERNARDO PÉREZ

Guillermo Fernández-Vara (Olivenza, Badajoz, 1958) consiguió hace cuatro años aumentar la mayoría absoluta que, elección tras elección, había cimentado su antecesor y amigo Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Ahora, la ola en contra del PSOE también amenaza a su comunidad, según vaticina el PP. "¿Para qué quieren el cambio?", se pregunta este médico cuya vocación política, asegura, empieza y acaba en Extremadura. "El PP no habla de Extremadura ni de qué quiere hacer si se hace con el Gobierno: está obsesionado con ETA y con Zapatero".

Pregunta. Del resultado electoral de Extremadura ¿responde usted o Zapatero?

Respuesta. La responsabilidad es mía y del PSOE de Extremadura, de nadie más.

P. Usted había pedido que el presidente del Gobierno aclarara sus intenciones de futuro. ¿Le ha ayudado en algo que Rodríguez Zapatero haya desvelado que no se presentará a las elecciones de 2012?

El PP mantiene su obsesión con ETA y su obsesión con Zapatero

R. Estoy convencido de que sí. Si no lo hubiera dicho, ahora solo se hablaría de qué va a hacer Zapatero.

P. Pero no parece que eso haya cambiado la estrategia del PP como ustedes pensaban, ya que se sigue hablando de la labor del Gobierno central.

R. Sí, eso parece. El PP se ha quedado con la bicicleta a piñón fijo y no le resulta fácil cambiar el ritmo. Sigue su obsesión con ETA y su obsesión con Zapatero; pero de España no habla y de Extremadura, tampoco.

P. Pero no le va mal, a juzgar por las encuestas, insistir en la gestión del Gobierno.

R. Más que hablar de la gestión del Gobierno lo que hace es proclamar que quiere el cambio electoral, el cambio por el cambio, sin decir qué quiere hacer con este país. Ah, sí, dice que va a ofrecer pactos cuando no ha aceptado ninguno de los que le ha ofrecido el Gobierno.

P. De Extremadura sí habla, criticando su gestión.

R. No mucho, de mí dice, sobre todo, que soy de la cuadrilla de Zapatero.

P. Y también dicen de usted que sus aspiraciones están en Madrid, en la política nacional.

Si no tenemos nada que ver con la crisis, ¿para qué valemos los presidentes?

R. El representante del PP dice eso de mí cuando él lo primero que hizo fue irse a Madrid para ser senador. Yo no lo haré. Mi vida política se centra exclusivamente en Extremadura.

P. Su campaña también se centra exclusivamente en Extremadura. ¿Es creíble una campaña regional al margen del contexto general nacional?

R. Yo lo voy a intentar, yo sí quiero hablar de Extremadura, por respeto a los extremeños.

P. Y hablando de Extremadura: usted, en esta campaña, ha ofrecido un decálogo de medidas, aunque pocas de inversión o de contenido económico, como consecuencia de la crisis. ¿Qué puede ofrecer para que le voten?

R. Queremos comprometernos con el mantenimiento de las políticas que aseguran la equidad, pero con un objetivo irrenunciable: todas las políticas que se van a poner en marcha tienen que confluir en la creación de empleo. Todas las medidas tienen que estar guiadas por su impacto laboral.

P. Hasta ahora han tenido poco impacto esas propuestas, pero sí acusaciones contra usted, como que ha llamado a una funcionaria de la Junta para que no se presente como candidata en las filas del PP.

R. ¡Qué disparate! Yo quiero una campaña útil para los ciudadanos, una campaña limpia; yo no soy enemigo de nadie, que no me busquen en ese terreno. Conmigo que no cuenten para emponzoñar la vida política.

P. Esto es nuevo, porque con usted el clima político en Extremadura era de bastante mesura.

R. Es que vienen a por mí.

P. ¿Quién, el PP? ¿Puede aclararlo?

R. No es nada extraño. El PP cree que yo soy el que se sale de la norma. Piensan que por mí no tocan la victoria total en toda España y han dicho ¡vamos a por Fernández-Vara!, porque si le ganamos, ya hemos ganado en toda España.

P. A lo mejor tienen razones para pensar que les va a ir bastante bien.

R. Veremos, muchas medallas que se están colgando antes de que acabe la carrera, quizá las van a tener que devolver. ¿Cómo es posible que los presidentes socialistas seamos los que tenemos toda la responsabilidad de la crisis y los del PP ninguna?

P. ¿Lo dice porque las encuestas dan que las autonomías gobernadas por el PP se mantienen en tanto que hay dudas sobre las socialistas? Aunque es verdad que usted es de los que sale mejor librado.

R. Reconozco al PP una gran habilidad: la crisis solo erosiona, al parecer, a los Gobiernos socialistas; ellos pasaban por ahí. Con la crisis nada tiene que ver Esperanza Aguirre en Madrid, o Pedro Sanz en La Rioja, o Juan Vicente Herrera en Castilla y León, o Francisco Camps, en Valencia. Ahora, en Extremadura, Baleares, Castilla-La Mancha, Asturias... ahí sí, la culpa es nuestra y de Rodríguez Zapatero. Pero sí, tienen gran habilidad.

P. Por ejemplo, las políticas activas de empleo están transferidas a las comunidades autónomas, por lo que usted y el resto de los presidentes algo tendrán que ver en la resolución de la crisis.

R. Yo lo asumo. Si los presidentes autónomos no tenemos nada que ver con lo que ocurre en nuestra comunidad ¿para qué valemos? ¿Qué utilidad tenemos para los ciudadanos? Esta campaña la hacemos en una situación difícil y yo no lo oculto a los ciudadanos extremeños, pero les convoco para que trabajemos juntos.

P. Si desde los Gobiernos autónomos no se pueden atender las necesidades de los ciudadanos ¿no cree que aumentará el discurso contra el Estado autonómico?

R. Estamos en un momento delicado, en el que urge impulsar la España cooperativa en la que por supuesto las autonomías son piezas fundamentales. Ahora bien, tiene que reforzarse la unidad de mercado, la libre circulación de personas y la extensión homogénea de la ciencia y la tecnología.

P. Usted aboga por la cooperación entre autonomías, pero en la práctica predomina el discurso reivindicativo de cada región.

R. Esta es la confusión en la que nos movemos. En Madrid, todos hacen un discurso españolista y cuando llegan a su región son tan filonacionalistas como Cataluña o el País Vasco. En Murcia, por ejemplo, con el agua tuvieron el mismo comportamiento que se atribuye a los nacionalistas.

P. ¿Sigue diciendo que su candidato en las primarias será Alfredo Pérez Rubalcaba?

R. Pregúnteme después de las elecciones del 22 de mayo.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción