Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mediadores de ETA piden que Zapatero facilite "el desmantelamiento de armas"

Brian Currin reclama por carta al presidente flexibilizar las "leyes de seguridad"

Brian Currin, tras una comparecencia en Bilbao, en febrero. Ampliar foto
Brian Currin, tras una comparecencia en Bilbao, en febrero.

Los facilitadores de la actual tregua de ETA, el Grupo Internacional de Contacto, que lidera el abogado sudafricano Brian Currin, han dirigido una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que le piden que facilite la legalización ante el Tribunal Constitucional de la nueva marca de la izquierda abertzale, Sortu; que colabore en la verificación del alto el fuego de ETA para "facilitar el desmantelamiento de las armas" y que "flexibilice las estrictas leyes de seguridad", en alusión al acercamiento de presos de ETA y a la doctrina Parot. En octubre, el Constitucional decidirá sobre un recurso que pide la revocación de esta doctrina, que endureció las penas de los etarras, por "inconstitucional".

El Grupo Internacional de Contacto dice que Euskadi está ante una "oportunidad histórica" de "terminar con el último conflicto político de Europa" y pide la implicación directa de Zapatero. Lo hace después de haber hablado con todos los partidos vascos, a excepción del PP, que lo ha rechazado, y de disponer de información de ETA. Tampoco el Gobierno ha conectado con este grupo.

Liderado por Currin, el grupo se constituyó en enero, a petición de partidos y sindicatos nacionalistas, para "facilitar la normalización política y el fin de la violencia". Lo integran el británico Raymond Kendall, secretario general de Interpol entre 1985 y 2000; el suizo Pierre Hazan, colaborador de la ONU en materia de Derechos Humanos; el israelí Alberto Spektowski, consultor del exministro Ben Ami en las negociaciones de Camp David; la criminóloga inglesa Silvia Casale, exrepresentante de la ONU contra la tortura, y Nuala O Loan, embajadora irlandesa para la resolución de conflictos.

Las condiciones ahora, por vez primera en muchos años, están maduras para una transformación política y una paz duradera"

El Grupo Internacional de Contacto reconoce, en la carta a Zapatero, que ha investigado, por su cuenta, sobre el compromiso de ETA de cesar la extorsión a los empresarios vascos y navarros, anunciada el 28 de abril, y que está en "condiciones de confirmar que este aspecto del alto el fuego general de ETA se mantiene" y que va a "seguir supervisando al cumplimiento del mismo por parte" de la banda.

En su carta a Zapatero, valoran que el País Vasco ha entrado en una "nueva dinámica" con la proclamación el 10 de enero de ETA de una tregua unilateral; la presentación de un nuevo partido de la izquierda abertzale, Sortu, que rechaza la violencia de ETA y que cree que será legalizada próximamente, tras la "victoria política para la democracia y el Estado de derecho que ha supuesto" la decisión del Tribunal Constitucional de que Bildu participe en las elecciones del 22-M.

Tras precisar que esta decisión "allanará el camino para la normalización política en el País Vasco", la carta anota, también, como aspectos positivos los "éxitos de las fuerzas de seguridad españolas y francesas en la lucha contra el terror y el compromiso internacional, que está construyendo la confianza en que una resolución duradera es verdaderamente posible".

La carta reconoce "el recelo del Gobierno" de que el nuevo alto el fuego sea "un movimiento táctico para dar tiempo a ETA a reestructurarse y atacar de nuevo", con el antecedente de la "enorme bomba" que estalló en el aeropuerto de Madrid, en diciembre de 2006.

Pero Currin y su grupo se remiten a la opinión de "la mayoría de los partidos y colectivos sociales vascos en que las condiciones ahora, por vez primera en muchos años, están maduras para una transformación política y una paz duradera". En ese contexto piden a Zapatero que dé esos pasos.