La crisis del coronavirus

La ONU propone una renta básica temporal para mujeres en países pobres

Los Estados en desarrollo podrían ayudar a toda la población femenina en edad de trabajar invirtiendo solo un 0,3 de su PIB. Ellas son las que más han sufrido el impacto del coronavirus en términos de pérdida de empleo e ingresos

Las mujeres han sufrido desproporcionadamente el impacto de la pandemia.
Las mujeres han sufrido desproporcionadamente el impacto de la pandemia.Petterik Wiggers (FAO) / FAO/Petterik Wiggers

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto todo el contenido de la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

La pandemia ha perjudicado desproporcionadamente a las mujeres. No solo ha aumentado la violencia de género, sino que además ellas son las paganas de la crisis económica con mayores pérdidas de empleo e ingresos. Esta denuncia es más que retórica de las Naciones Unidas y las ONG. “Hay evidencias”, asegura Raquel Lagunas, responsable de la división de género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Por eso, el organismo propone que los países en desarrollo establezcan un ingreso básico temporal, de seis meses, destinado específicamente a la población femenina vulnerable. Con un 0,07% de su PIB pueden ayudar a 613 millones de mujeres en edad de trabajar que viven por debajo del umbral de la pobreza, con un 0,18% apoyarían a más de 1.300 millones. Con el 0,3%, a todas las ciudadanas del sur global: 2.000 millones.

Más información

“Ya antes de la covid-19 había desigualdades y el nuevo coronavirus las ha exacerbado”, subraya la experta. Por ejemplo, este 2021 empieza con 118 mujeres de entre 25 y 34 años en situación de pobreza extrema por cada 100 hombres de esa misma edad, según sus datos. Y las agresiones machistas “se han disparado”. En Argentina, apunta la experta, han aumentado un 30% las denuncias en el teléfono de ayuda a las víctimas. Y de la miseria y las relaciones dependientes se escapa con dinero. “Tener una renta básica es fundamental”, anota.

Pese a estas y otras evidencias, “solo el 10% de los países tienen en cuenta el género en las medidas que adoptan para hacer frente a la crisis del coronavirus”, lamenta Lagunas el dato, obtenido a través de la herramienta de vigilancia de las políticas de respuesta a la pandemia del PNUD. “Una renta básica temporal para mujeres es urgente y justa”, escriben los autores del estudio del organismo que sostiene su propuesta, publicado este jueves. De no priorizar a la población femenina en los planes de recuperación, los esfuerzos y avances hacia la igualdad de género retrocederán 20 años, advierten.

Para Lagunas, la sugerencia del PNUD es viable. “Es una inversión factible dentro de las medidas para la reactivación económica”, comenta por videollamada desde Nueva York. Pero es importante que sea una renta para las personas, con ese especial foco en las mujeres. Ya hay ayudas destinadas a los hogares, pero esas, advierte, son ciegas al género y, por tanto, a los particulares problemas de la población femenina. Según datos reflejados en el estudio del organismo, en algunos países de América Latina, el empleo femenino cayó un 13% más en el segundo trimestre de 2020 que en el mismo período en 2019. Este efecto de la pandemia ha sido entre un 10 y un 70% ciento más alto en comparación con la disminución correspondiente entre trabajadores masculinos.

“Los trabajos con mayoría de mujeres son los más afectados. Lo vemos en el turismo, se han quedado sin empleo desde las que venden cocos o mangos a los viajeros que bajan de un crucero hasta las que limpian habitaciones de hoteles”, comenta la especialista del PNUD. “Una renta básica temporal les ayudaría a sobrevivir a la crisis y poder tomar el control sobre sus vidas”. Lejos de convertirse en un desincentivo laboral, las ayudas servirían para reflotar pequeños negocios y retomar la educación de los niños. “Está demostrado que las mujeres dedican las ayudas a sus hijos, a su educación, a la salud, y a sus emprendimientos”, asegura Lagunas. La inversión en lo social, continúa, supondrá una recuperación más rápida.

De no priorizar a la población femenina en los planes de recuperación, los esfuerzos y avances hacia la igualdad de género retrocederán 20 años

El escollo para que esta propuesta se convierta en una realidad es la necesidad de instituciones fuertes y libres de corrupción capaces de canalizar la ayuda para quienes de verdad la necesitan. Países de renta media, pero con grandes bolsas de pobreza, como Panamá o Ecuador, podrían arrancar medidas de este tipo, afirma Lagunas. “Hoy, la crisis del coronavirus pide un esfuerzo de país, incluso en los extremadamente pobres, para priorizar a los ciudadanos en los presupuestos”. Para ella, esta es una “oportunidad” para que los Gobiernos y las instituciones demuestren su utilidad. “En este caso, para sacar de la extrema pobreza a la población, y en especial a las mujeres”. La implementación de una renta temporal abre la puerta, además, a políticas de protección social en el largo plazo en esos países. “Es como un test para que vean los beneficios”, dice convencida.

Ya en julio de 2020, el PNUD propuso una renta básica temporal para los perdedores de la pandemia. Ahora, piden que estas medidas tengan perspectiva de género. Aunque el organismo está trabajando con algunos países para implementar este tipo de ayudas ―un ingreso básico durante un tiempo limitado―, ya hay algunos ejemplos de subsidios, sobre todo transferencias de efectivo, que demuestran que apoyar a los más vulnerables, y entre ellos a las mujeres, es posible. India ha distribuido transferencias de 500 rupias (5,70 euros) al mes entre abril y junio a 200 millones de mujeres, y apoya también a la apertura de cuentas bancarias entre las que todavía no tienen una. El rastreo del PNUD también ha encontrado que en Brasil se ha otorgado una ayuda de tres meses en efectivo de 95 euros (o el 60% del salario mínimo) para trabajadores informales hasta un máximo de dos beneficios por familia. Las madres solteras recibirán doble.

En África, dos países han dado pasos positivos. Burkina Faso anunció el establecimiento de un fondo de solidaridad de 8,3 millones de euros para los trabajadores del sector informal, como vendedores de frutas y verduras, afectados por la situación, en particular las mujeres. “El Ministerio de la Mujer, Solidaridad Nacional, La Familia y la Acción Humanitaria están llevando a cabo disposiciones prácticas para una aplicación exitosa de las diversas acciones propuestas”, comentan desde el PNUD. Por su parte, el Programa Nacional de Redes de Seguridad de Kenia ha realizado transferencias, priorizando a mujeres. Más de un millón de personas son beneficiarias de 8.000 chelines kenianos (60 euros), una ayuda especialmente destinada a ancianos, huérfanos y otros miembros vulnerables de la sociedad.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50