Un artista africano cara a cara con ‘los invisibles’

El beninés Didier Viodé pinta a esas personas, a menudo ignoradas, que viven en las calles, y cuyo número va aumenta sin que nadie las vea o haga nada. Muchos, migrantes. Su trabajo se expone en la primera edición de la Feria de Arte Contemporáneo Africano 1-54, en París

Una de las pinturas de Didier Viodé, de la serie Los Invisibles.
Una de las pinturas de Didier Viodé, de la serie Los Invisibles.DIDIER VIODE
Ruth F. Sanabria (Wiriko)

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la sección Planeta Futuro por su aportación informativa diaria y global sobre la Agenda 2030, la erradicación de la pobreza y la desigualdad, y el progreso de los países en desarrollo. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Didier Viodé llama Los Invisibles a aquellas “personas útiles para la sociedad, pero lamentablemente ignoradas y olvidadas”. Son las protagonistas de su trabajo actual, que del 20 al 23 de enero se expone en la primera edición de 1-54 Paris at Christie’s, una alianza con la prestigiosa galería internacional que lleva a la capital francesa la Feria de Arte Contemporáneo Africano, tras el aplazamiento de la 1-54 Marrakech debido a las regulaciones relacionadas con la covid-19 en el país alauita.

En concreto, la SEPTIEME Gallery acoge una muestra de la obra de Viodé, entre la que se encuentra Los Invisibles, una serie de pinturas que retratan sin miramientos a quienes se ven obligadas a vivir en la calle. Sin miramientos porque sus lienzos esbozan un trazo rápido, como realizado desde las tripas que, sin embargo, no es improvisado. Viodé pone en el foco a personas sin hogar, prácticamente desprovistas de cualquier otro elemento figurativo que pueda distraer, para centrar la atención sobre ellas y provocar la autocrítica. En las piezas de Los Invisibles, el artista prescinde de cualquier tipo de adorno para fijarse en los márgenes, las aceras de las ciudades.

Más información

Es una metodología y un objetivo claramente intencionado, porque con Los Invisibles este artista visual logra que el espectador se detenga a observar una situación que afecta a más de 1.800 millones de personas en el mundo, según ONU Hábitat. En el caso español, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) hablan de más 22.000 personas sin hogar. En el mismo estudio se evidencia que entre las personas de origen extranjero que se encuentran en esta situación, las más numerosas son las nacidas en algún país africano, una constante que entronca con el interés que este artista visual ha tenido siempre por las migraciones.

Las personas sin techo se enfrentan y se ven obligadas a convivir con la tendencia cada vez más evidente de una arquitectura hostil, lo que ya se conoce como urbanismo defensivo, desarrollado especialmente en los países del Norte global desde la década de los noventa para construir un espacio público en el que cada vez sea más difícil la estancia de las personas que duermen al raso. Así, cada vez es más habitual encontrar en las grandes ciudades desde bancos con reposabrazos o acabados curvos que impiden tumbarse hasta elementos punzantes sobre las rejillas de ventilación para impedir el resguardo de las bajas temperaturas.

Cada vez es más habitual encontrar bancos con reposabrazos o acabados curvos que impiden tumbarse o elementos punzantes sobre las rejillas de ventilación para impedir el resguardo de las bajas temperaturas de las personas sin hogar

Didier Viodé se ha mostrado especialmente interesado por las personas migrantes, una realidad habitualmente invisibilizada que el artista lleva retratando desde 2006, con la serie Caminantes, y diez años más tarde con Los Migrantes. Ambas dedicadas al fenómeno migratorio para cuestionarlo desde una perspectiva global. “Mi mirada sobre la inmigración en África es diferente de la que conozco de Europa. En el plano climático, los migrantes que se instalan en los países africanos no conocen el dictado del frío. El racismo es menos visible y los políticos no los señalan en vísperas de las elecciones”, manifiesta. Nacido en Costa de Marfil y criado en Benín, reside en Francia desde donde contempla “el odio que golpea a los migrantes que tratan de llegar a Occidente”. Su objetivo es claro: “A través de mi pintura, quiero devolverles su dignidad. Las relaciones Norte-Sur son desiguales, desde hace siglos. Me enfurece. Esta rabia me impulsa a crear para interpelar nuestras conciencias”.

En cualquier caso, insiste en que su creatividad no está marcada por sus orígenes ni sus vivencias, sino por lo que observa directamente desde el entorno en el que se encuentra y la imagen que percibe en los medios de comunicación, situando al ser humano en el centro de sus preocupaciones. De hecho, las calles siempre han formado parte de su obra. “Para dar relieve a mi pintura comencé a pegar sobre mis lienzos periódicos y objetos insignificantes recuperados en la calle. Después de graduarme en Bellas Artes, mi proceso creativo dio otro giro y experimenté con la tinta sobre papel, realizando fotografías de transeúntes, así como de arquitectura urbana y religiosa. Hoy mi pintura se ha vuelto figurativa”, y añade, “mi trabajo está embrujado por la figura humana”.

Por eso, destaca que no sabe lo que es “el arte africano o el concepto de arte africano”. “Hay varios tipos de arte en África”, continúa explicando Viodé, pero “en el imaginario occidental, el concepto de arte africano se reduce a menudo a folclore, al arte tribal o tradicional. Hoy, los artistas africanos se hacen las mismas preguntas que sus colegas europeos, asiáticos o indios. Viajan, descubren el mundo y se adaptan al arte de hoy. En mi trabajo trato de ofrecer mi visión del mundo, como cualquier artista contemporáneo”.

Didier Viodé pinta ahora a Los Invisibles e incide en una realidad incómoda que intenta ocultarse bajo las alfombras de las ciudades. Una alfombra que aparentemente también pretenden airear los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuando formulan el objetivo 11 como la búsqueda de ciudades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. Desde el punto de vista de Didier Viodé, se trata de un primer paso para no pasar de largo ante esta realidad: “Intento contribuir a que, si el arte no puede cambiar el mundo, al menos pueda cambiar nuestra visión del mundo”.

Wiriko es una asociación cultural que tiene como objetivo la difusión de las manifestaciones artísticas y culturales africanas contemporáneas. Desarrolla actividades de divulgación a través de un magacín on line y de formación mediante un Aula Virtual.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Más información

Lo más visto en...

Top 50