_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Leonor: una prometedora página en blanco

La princesa heredará una institución saneada tras el socavón del emérito. Y, ya que algo va bien, vamos a decirlo

La princesa Leonor, durante la recepción en el Palacio Real el 12 de octubre.Foto: JESÚS BRIONES | Vídeo: RTVE

Toda vida es una página, un libro entero en blanco, limpio, prometedor, listo para ser rellenado y que vuele hacia una rotativa a toda máquina donde su contenido quedará impreso para siempre. Los años se encargan de ir llenándolo de errores, de pérdidas y de dolor. También de luces, de hallazgos, de proyectos. Al fin y al cabo, se trata de dejar un buen sabor de boca alrededor. Que la gente recomiende el libro después de leerlo. Los manchones son inevitables, pero el combustible de esta máquina es que los que nos suceden, nuestros hijos, empiecen con vigor su propia página en blanco. Que tengan la oportunidad de hacerlo bien.

La princesa Leonor es una de esas páginas en blanco de una generación nueva que en España pide paso. A punto de cumplir los 18 años, apenas está empezando a poner ese cuaderno sobre la mesa, a desenfundar su lápiz y a estrenar su manuscrito. El momento es bueno. La ilusión se palpa estos días en su movimiento, en sus gestos y sobre todo en los de sus padres, expectantes como cualquiera ante el desempeño de su hija. Ellos son únicos por su cargo, por sus posibilidades y su condición, sí, pero en esto, en su mirada ilusionada a Leonor, son comunes, iguales a todos nosotros, porque ¿qué hija no es también una princesa, la nuestra? Todos nuestros hijos lo son, todos buscamos en sus ojos las chispas de sus avances y desde esa premisa podemos empatizar con Felipe y Letizia. En esto somos iguales.

El rey Felipe VI ha sabido enderezar un barco que se iba a pique con los escándalos de su padre, tan intensos que le pusieron una losa para siempre. Aunque el emérito haya quedado limpio de causas judiciales, la evidencia de su impunidad ha dejado importantes agujeros en su prestigio. Por ello, el actual monarca no tiene margen de error, no puede equivocarse. Su página no vino exactamente en blanco, sino ya manchada por los líos de Juan Carlos I. Pero, si todo sigue por este camino, él y la Reina legarán a Leonor una institución bastante saneada tras el socavón, un milagro en esta España a ratos ingobernable y de corazón republicano.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Seguramente esta columna se llenará de críticas cuando llegue su turno, el de la futura reina y el de los futuros columnistas, claro que sí. Pero, de momento, Leonor es una esperanzadora página en blanco en la que aún tiene la oportunidad de escribir renglones derechos. Y, ya que algo va bien en medio de la polarización que nos atenaza, vamos a decirlo.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Berna González Harbour
Presenta ¿Qué estás leyendo?, el podcast de libros de EL PAÍS. Escribe en Cultura y en Babelia. Es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora en varias áreas. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_