_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los pies de Barbie

¿Cómo se las ha apañado la muñeca para tener tantas profesiones distintas si no puede ni sostenerse sobre sus propios pies, si no puede mantener una postura erguida como el resto de humanos?

Barbie movie
Imagen de la película sobre Barbie dirigida por Greta Gerwig.WARNER BROS. PICTURES
Najat El Hachmi

Aunque de niña no jugué mucho con barbies, siempre que tenía una cerca me fijaba obsesivamente en sus pies. Me producía una angustia terrible ver lo pequeños que eran, los dedos diminutos, alineados en un ángulo tan geométrico, huecos en el talón. Pero lo más preocupante de esa representación de una mujer adulta era que esos pies, sin zapatos, no funcionaban, estaban diseñados expresamente para sostenerse encima de unos taconazos de vértigo, como si ya naciéramos con la anatomía adaptada a tan extraños artilugios. Entonces este tipo de muñecas no se articulaban como algunas ahora y contemplar el pie deformado me provocaba una fobia visceral que imagino parecida a la angustia de castración que, según el psicoanálisis, viven los varones de niños. Bueno, puede que esta lectura la haga ahora que sé que hay hombres que se excitan con los pies de las mujeres y haciendo cosas raras con esta parte de la anatomía femenina, pero lo que sí puedo recuerdo con claridad es la enorme turbación que experimentaba al darme cuenta de que la pobre Barbie nunca podría tener sus pies enteros en el suelo. ¿Cómo se las ha apañado para tener tantas profesiones distintas si no puede ni sostenerse sobre sus propios pies, si no puede mantener una postura erguida como el resto de humanos? No es raro imaginar que esta exitosa creación sea a imagen y semejanza, no de las mujeres reales en las que querrían convertirse las niñas que juegan con ellas, sino de una representación de todas las características sexuales que suele preferir un determinado tipo de hombre al que las mujeres simples y normales no solo no le gustan, sino que le repugnan. Lo que hace que la invención de este juguete tenga tintes tremendamente perversos.

En mi familia se usaba a menudo una expresión para que las mujeres no nos dejáramos vencer por el desánimo en circunstancias difíciles. Madres, tías y abuelas nos decían: levántate sobre tus propios pies. Es decir, que ya que tienes esa base que es tuya y de nadie más, tan útil para adoptar una verticalidad poderosa, úsala y recupérate así de los reveses de la vida. Siempre que estoy en situaciones en las que tengo que sobreponerme a una situación adversa, me viene a la cabeza esa expresión y la voz de esas mujeres me susurra de nuevo: levántate sobre tus propios pies. Claro que ellas se referían a unos pies sanos y normales, no a los que han sido diseñados para pervertidos fetichistas y zapatos de tacón imposibles.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_