columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Yo vi el vídeo

¿Quién y por qué reenvía una grabación sexual sin permiso? ¿Venganza? ¿Celos? ¿Diversión dura y pura? Me quedo con lo que dice la ley: son delincuentes

El actor Santi Millán.
El actor Santi Millán.JULIÁN ROJAS

Tengo un viejo primo lejano que guarda vídeos sexuales con las parejas de su vida. Los conserva en el soporte en que los grabó en su día con el consentimiento de sus compañeras de plano. Una pequeña gran colección de cintas 2000, Betamax y VHS metidas en un saco de terciopelo, cual botín pirata, camuflado en el doble fondo de una maleta arrumbada en el trastero de su bloque de vecinos. Lo sé porque me lo contó el mismo hace años con dos copazos encima en la mesa de los solteros de la boda de otra prima, aunque yo fuera recién divorciada y él, viudo de lustros. Hablábamos del penúltimo bombazo a cuenta del penúltimo vídeo X de un famoso, cuando va y me suelta su propia bombita. El hombre no sabía qué hacer con su videoteca íntima. No quería desprenderse de ella por razones sentimentales y de las otras, pero, por no tener, ya no tenía ni aparato reproductor para verla, y confiársela a una de esas tiendas que digitalizan lo analógico le daba no sabía si más vergüenza o más miedo por si el material acababa en el WhatsApp de su agenda de contactos. Cosas más raras se han visto.

Confieso que el domingo pensé en mi primo mientras veía el vídeo de cabo a rabo. El de mi primo, no. El del último actor descubierto practicando sexo con alguien que no es su pareja por un archivo subido a redes sin su permiso. No tuve ni que buscarlo; me saltaron las imágenes a la cara en Twitter antes de ser retiradas, y no, no aparté la vista. La cosa no tenía más misterio. Un hombre y una mujer gozando el uno del otro en el más íntimo de los actos humanos. Él, famosísimo. Ella, desconocida salvo para los suyos. Él, grabando la escena se supone que con el consentimiento de ella, supónese que para uso y disfrute de ambos. Ella, siguiéndole el rollo. Un juego sexual entre adultos, como los de mi primo. Con la diferencia de que alguien, alguna vez, mandó el vídeo a un tercero y, con ello, puso en marcha la espiral del oprobio. ¿Quién y por qué reenvía algo así sin permiso? ¿Venganza? ¿Celos? ¿Diversión dura y pura? Me quedo con lo que dice la ley: son delincuentes. Con todo, quienes más me escaman son algunos de quienes juran y perjuran que nunca, jamás, bajo ninguna circunstancia, verían algo de esa guisa. Hipócritas. Si nadie lo viera, nadie lo compartiría. Sin demanda no hay oferta. Las cintas de mi primo, por cierto, siguen donde estaban, cogiendo polvo. Prefiere que, llegado el caso, sus herederos vean a su padre en el trance mediante el cual ellos vinieron al mundo cuando él ya esté en el otro que arriesgarse a ser carne de escarnio en este.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS