Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ceremonia de la confusión

La iniciativa desleal del PP incorpora unas dosis interesadas de inquietud que germinan entre la ciudadanía con facilidad en un entorno de complejidad como el que representa Europa

El presidente del PP, Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados.
El presidente del PP, Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados.Bernardo Díaz

No comparto ni la forma ni el fondo de la iniciativa para modificar la elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Me disgusta que los miembros del gobierno de los jueces con el mandato caducado sigan en sus puestos como si tal cosa. Y me avergüenza el cinismo con el que el PP, tras negarse a cumplir con el mandato que exige renovar la composición de los órganos constitucionales, se atreva a trasladar a las instancias europeas, de forma tramposa, dudas acerca de la calidad de nuestra democracia.

Esta iniciativa desleal incorpora unas dosis interesadas de inquietud que germinan entre la ciudadanía con facilidad en un entorno de complejidad como el que representa Europa. También para los iniciados en la materia es fácil acabar atrapados en declaraciones, informes y procedimientos de una multiplicidad de órganos cuya cita atropellada al calor de la polémica facilita una ceremonia perfecta de la confusión entre lo relevante y la mera anécdota. Prescindo ahora por ello de las referencias de mejora que se reclama a los sistemas judiciales nacionales desde múltiples instancias europeas, para detenerme en la irresponsabilidad de una acción encaminada a conectar a España, sin motivo real, con un escenario de preocupación como el que existe en la Unión Europea por la deriva iliberal de los gobiernos de algunos Estados.

El fundamento democrático de la Unión es, efectivamente, un imperativo que las instituciones europeas se han conjurado en garantizar y es en este contexto donde se encuadra el procedimiento que constató la existencia de riesgo de vulneración grave y persistente de deterioro de la democracia en Polonia y Hungría. Un procedimiento condicionado por la unanimidad que hizo imposible articular sanciones a los afectados. Esta circunstancia no impidió, sin embargo, que la Comisión Europea recurriera al Tribunal de Justicia tanto la ley polaca que jubilaba anticipadamente a los jueces del Tribunal Supremo, como la encargada de crear un órgano disciplinario de los jueces cuya composición y funciones podría conculcar el Derecho europeo. En el primer asunto, el Tribunal condenó a Polonia por vulnerar la Carta de Derechos Fundamentales. El Tribunal tiene pendiente todavía la resolución del segundo recurso, si bien el pasado mes de abril ya adoptó medidas cautelares para dejar en suspenso la actuación del órgano disciplinario en tanto llegue el pronunciamiento definitivo. Pues bien, no hace falta tener demasiados conocimientos jurídicos para advertir la diferencia entre la gravedad de lo que ocurre en Polonia y el enredo que existe en España sobre la renovación del CGPJ.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Volviendo a España, es oportuno recordar que los manuales de negociación enseñan que los acuerdos políticos llegan cuando los problemas están maduros y ambas partes pueden presentar una victoria sobre el otro, además de una ventaja razonable con el acuerdo final. Todo invita a pensar que, tras el cúmulo de errores en torno al (y por el) CGPJ, ese momento ya ha llegado y, en consecuencia, la renovación de conformidad con las reglas vigentes debería ser la mejor opción para todos. También para la democracia.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Mariola Urrea Corres

Doctora en Derecho, PDD en Economía y Finanzas Sostenibles. Profesora de Derecho Internacional y de la Unión Europea en la Universidad de La Rioja, con experiencia en gestión universitaria. Ha recibido el Premio García Goyena y el Premio Landaburu por trabajos de investigación. Es analista en Hoy por hoy (Cadena SER) y columnista en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS