Cartas al director
i

La lengua como elemento de convivencia

Soy madrileño y soñaría con saber y haber aprendido desde niño a hablar euskera, gallego y catalán; ir a cualquier región y poder entenderme en la lengua autóctona de ese lugar. Habría sido estupendo que el sistema educativo hubiera incluido su aprendizaje desde infantil o primaria. España posee una increíble riqueza cultural, manifestada en sus distintas lenguas. Es triste que esa riqueza se utilice como elemento diferenciador, de enfrentamiento y no de convivencia, entendimiento y cohesión. Nuestros representantes políticos parece que utilizan la lengua para levantar muros ideológicos tras los que parapetarse, para enfrentarnos y para dividirnos a todos. La lengua une, pero que eso sea así, eso no está en sus programas ni intenciones, porque su cosecha está en los campos de la división y en que nos sintamos distintos del otro, hablando distinto.

Luis Maroto Rivero. Navalcarnero (Madrid)

Lo más visto en...

Top 50