Tribuna
i

Nuestra monarquía parlamentaria

El encaje de la figura de la inviolabilidad del Rey presenta dificultades, pero el legislador puede modularla, limitándola al tiempo durante el cual se ejerce el cargo de jefe del Estado

Eduardo Estrada

Fue Manuel García Pelayo quien subrayó la exhaustividad de la Constitución, como regulación obligada pero básica de la vida política de la comunidad. Nada fundamental podía quedar fuera de ella, aunque necesariamente el constituyente se limitaba a lo esencial, sin descender a detalles. El desarrollo o la concreción, con absoluta fidelidad a la Norma Suprema, correspondería a la legislación o al Tribunal Constitucional. Cuando hablamos del Rey de lo que ha de tratarse es, entonces, de averiguar su imagen constitucional. Quizás no es tarea fácil, pues el constituyente, como suele, ha podido util...

Lo más visto en...

Top 50