Combat rockColumna
i

Y usted a quién le cree

El poder en una democracia necesita ser contrapesado. Y el periodismo representa algo como los anticuerpos con los que una sociedad se defiende ante la posibilidad de ser avasallaba

Una de las conferencias de prensa de López Obrador, presidente de México.
Una de las conferencias de prensa de López Obrador, presidente de México.CARLOS JASSO / REUTERS

Parecería una distinción simplísima pero algunos, hoy en día, no son capaces de hacerla. Y es esta: un periodista de verdad no puede ser un militante político ni un “convencido” defensor de un poder. Y tampoco puede ser el justificador de los dislates o el cantor de las gestas de un gobierno. Esto no significa, desde luego, que deba carecer de ideario o, peor aún, que se muestre indiferente ante los conflictos de la sociedad a la que intenta mantener informada. Tampoco quiere decir que no pueda intervenir de forma congruente en la cobertura de temas políticos. Para nada. Los valores de miles d...

Lo más visto en...

Top 50