Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Basta de ‘rankings’

Se debe controlar y criticar a los Gobiernos, pero no hay una relación unívoca entre el número de muertos por coronavirus en cada país y la gestión

Una científica estudia un tratamiento para el coronavirus en Gante (Bélgica).
Una científica estudia un tratamiento para el coronavirus en Gante (Bélgica).KENZO TRIBOUILLARD (AFP)

"EE UU en cabeza… Le siguen Reino Unido, Italia, España… que han adelantado a China”. Esta forma de clasificar a los países en función del número de muertos por coronavirus, como si fuera un pelotón ciclista, para determinar que un Gobierno gestiona bien o mal la crisis en función del número de muertos, no puede ser más miope. No hay una relación directa, unívoca, entre los decesos y la gobernanza. Sirve de munición temporal para la confrontación política, pero no nos guía para entender lo que está pasando.

Hoy Bélgica tiene la mayor tasa de mortalidad del mundo por habitante (62 muertos de covid-19 por cada 100.000 personas) porque no solo cuenta el número de fallecimientos confirmados por el virus, sino también los sospechosos, incluidos los de las residencias de ancianos. ¿Significa que su Gobierno lo está haciendo peor o que es más riguroso?

En Estados Unidos, con el número más alto de bajas, la foto es muy distinta según el territorio. ¿Tiene más responsabilidad el gobernador de Nueva York, por los 25.000 muertos, que el de Utah, porque allí solo han fallecido 50 personas? ¿Son asimilables la labor de Andrew Cuomo y la de Donald Trump porque pertenecen al mismo país?

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Esta es una pandemia de un virus nuevo, del que sabemos poco. Los datos cambian constantemente en función de factores epidemiológicos, médicos, biológicos, estadísticos y sociales. Se debe controlar y criticar la tarea de los Gobiernos: cuestionar cómo reaccionan en este escenario dinámico, denunciar la desprotección de los sanitarios, la falta de test de calidad para los ciudadanos…

Pero se necesita tener en cuenta todas las variables (tamaño del brote inicial, clima, pirámide de edad, calidad del sistema sanitario, entre otras). Y muchas de ellas son, simplemente, desconocidas, como ha expuesto el posible positivo por coronavirus detectado en Francia ya a finales de 2019.

Algunos Gobiernos están usando de manera obscena estas clasificaciones por número de fallecidos. El canciller austríaco ha creado la “alianza de países inteligentes” que han conseguido “controlar” la pandemia: Grecia, Nueva Zelanda, Israel, Dinamarca, República Checa y la propia Austria.

Lo de hacer rankings de países huele a sesgo. Se empieza hablando del que está peor para ponerse una medalla y se acaba hablando de virtuosos y de perdedores, de los que han hecho los deberes y los que no. Esa es la lógica perversa que se impuso en la crisis de 2008 y que a duras penas está superando la Unión Europea.

Por fin se habla de reconstrucción conjunta. No es que los socios reticentes a estabilizar el sur se hayan vuelto buenos samaritanos, sino que entienden que o todos salimos a flote o nos quedaremos sin mercado interior. Y sin credibilidad.

@anafuentesf


Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ana Fuentes

Periodista. Presenta el podcast 'Hoy en EL PAÍS' y colabora con A vivir que son dos días. Fue corresponsal en París, Pekín y Nueva York. Su libro Hablan los chinos (Penguin, 2012) ganó el Latino Book Awards de no ficción. Se licenció en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París, y es máster de Periodismo El País/UAM.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS