_
_
_
_
_

El chavismo y la oposición venezolana regresan a las negociaciones desde Barbados

Después de un año en pausa y con un acuerdo sobre un fondo social trabado, las conversaciones sobre la crisis en Venezuela retoman el pulso

Nicolás Maduro, el pasado mes de agosto.
Nicolás Maduro, el pasado mes de agosto.LEONARDO FERNANDEZ VILORIA (REUTERS)

Noruega ha anunciado que la Plataforma Unitaria y el Gobierno de Venezuela regresan a las negociaciones iniciadas en México en 2021. Se han mudado de locación a Barbados, una parada en la que ya habían recalado los intentos por llegar a una salida consensuada al prolongado conflicto venezolano. El primer encuentro de esta nueva fase ocurrirá mañana, martes, en el país caribeño, según el comunicado difundido por los mediadores. Este paso se venía anticipando hace semanas. Si bien los contactos entre las partes se enfriaron durante los últimos 11 meses, casi desde la última vez que se reunieron en México y firmaron un acuerdo, la palanca de Estados Unidos en sus conversaciones directas con representantes de Nicolás Maduro en Doha pudo volver a sacar a flote un proceso que lucía estancado.

Las primeras señales de estos acuerdos vinieron con la decisión de Estados Unidos de retomar sus vuelos a Venezuela para deportar a venezolanos sin papeles. Luego, el Consejo Nacional Electoral ofreció su apoyo técnico tardío a las primarias de la oposición que se juegan este domingo 22 con la principal candidata, que adelanta al resto por más de 40 puntos, María Corina Machado inhabilitada.

El Gobierno venezolano ha usado la inhabilitación política para ejercer cargos públicos como una manera de sacarse contrincantes del medio. De hecho a Machado le informaron apenas en julio pasado, a días de inscribirse como candidata a las primarias, que la Contraloría la había sancionado por 15 años. “Yo te habilito con mi voto”, le han dicho sus seguidores durante sus giras por el país. Otros dos candidatos que también estaban inhabilitados renunciaron a las primarias en los últimos días. Freddy Superlano, de Voluntad Popular, declinó a su favor. Henrique Capriles aseguró que la objeción que había sobre él, aunque inconstitucional e injusta, lo hacía inviable para competir contra Maduro en 2024 y pidió trabajar por construir una candidatura unitaria que pueda sí pueda postularse. Pero en la regionales de 2021, el chavismo mostró sus dientes y todo lo que es capaz de hacer, cuando impuso una sanción a Superlano, entonces candidato a la gobernación del Estado de Barinas, la tierra de Hugo Chávez, después de haber ganado, y obligó a repetir los comicios que nuevamente volvió a perder.

Este debería ser uno de los temas de agenda para estas conversaciones que se retoman en Barbados, pero es un asunto en el que chavismo está poco dispuesto a ceder, pues tampoco se ha mostrado propicio a unas elecciones medianamente competitivas en las que pueda perder el poder y hace unos meses el jefe de la delegación chavista, Jorge Rodríguez, ya había rechazo la observación electoral europea. Fijar una fecha para la elección presidencial sería otro compromiso que debería salir de estos encuentros y se ha adelantado que podría ser para mediados de 2024. Según avances de agencias como Reuters y Bloomberg en los últimos días, la flexibilización de sanciones estaría orientada a permitir la operación de más empresas extranjeras relacionadas con PDVSA para comenzar a saldar las deudas que tiene la estatal, en un esquema parecido al aplicado a Chevron y las europeas ENI y Repsol. Además, algunas sanciones individuales a altos funcionarios podrían revocarse.

Washington vuelve a intensificar sus esfuerzos para destrabar la crisis en Venezuela en un escenario complicado a nivel energético, así como lo hizo en 2022 cuando Rusia inició la guerra en Ucrania. Biden estaría intentando evitar, de acuerdo a lo que señala Bloomberg este lunes, que la guerra entre Israel y Hamas se convierta en una crisis regional que incida en el precio del barril de petróleo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hay temas que parecen haber quedado colgados. Hace un año, la oposición y el chavismo firmaron un acuerdo social para crear un fondo para atender la emergencia humanitaria en Venezuela, que continúa con el avance de la contracción económica y sigue impulsando la migración de venezolanos. Un total de 3.000 millones de dólares congelados en cuestas del Gobierno en el extranjero se pondrían a la disposición de las Naciones Unidas para ejecutar proyectos en el tema sanitario, de servicios públicos y alimentación. Este acuerdo no ha logrado ponerse en forma hasta ahora.

Esta vuelta a las negociaciones ha sido la noticia más esperada de este año, en el que el Gobierno parece haberse atrincherado más, a la par que se denuncian más violaciones a los derechos humanos en los foros internacionales, y la oposición retoma fuerza con las primarias y la ruta electoral, dejando atrás la estrategia de presión diplomático con el gobierno interino que encarnó Juan Guaidó, quien ahora está en el exilio. Lo que se discuta este martes en Barbados, pondrá el tono de los meses por venir en un país en el que parece que nunca pasa nada.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_