_
_
_
_

El expresidente Alejandro Toledo llega a Perú tras ser extraditado por Estados Unidos

El antiguo líder de Perú Posible ingresará en la misma prisión en la que se encuentran los también exmandatarios Alberto Fujimori y Pedro Castillo

Renzo Gómez Vega
Alejandro Toledo tras su llegada a Lima en una fotografía de la Policía Nacional de Perú.
Alejandro Toledo tras su llegada a Lima en una fotografía de la Policía Nacional de Perú.AP

Perú se convierte desde este 23 de abril en un país con tres expresidentes en prisión. Alejandro Toledo ha aterrizado este domingo en Lima después de ser extraditado por Estados Unidos, donde estuvo seis años evadiendo la justicia del país que lideró entre 2001 y 2006. Toledo enfrenta cargos por lavado de activos y colusión, delitos por los que la Fiscalía pide un castigo de 20 años y seis meses. El exmandatario se suma a Alberto Fujimori, sobre quien pesa una condena de 25 años por delitos contra los derechos humanos, y Pedro Castillo, que encara dos órdenes de prisión preventiva por los presuntos delitos de rebelión y organización criminal. El arribo de Toledo confirma la decadencia de la investidura presidencial en una nación que ha tenido once gobernantes en los últimos 23 años.

Toledo, a quien se le ha dictado 18 meses de prisión preventiva para afrontar su juicio, pisó suelo peruano minutos después de las 7.00 (hora local), en el vuelo comercial LA535 procedente de Los Ángeles. El exlíder de Perú Posible se entregó a la justicia norteamericana el viernes después de un dilatado proceso donde su defensa interpuso diversos recursos para frenar su vuelta al país sudamericano. El Ministerio Público lo acusa de haber recibido sobornos por 35 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de favorecerla en la concesión de la carretera Interoceánica.

Todo indica que el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) recluirá a Toledo en el Penal de Barbadillo, en el distrito de Ate, donde actualmente se encuentran Fujimori y Castillo. A su llegada a Perú, el economista vestía casaca verde, suéter rojo y llevaba una segunda casaca sobre sus manos para cubrir sus esposas. Antes del embarque para regresar a su país, a Toledo se le vio en silla de ruedas, cabizbajo, en una imagen que distaba de sus años de opulencia. Toledo, nacido en Áncash, fue el primer gobernante peruano de rasgos andinos, lo que empleó con inteligencia para conectar con un electorado decepcionado por la corrupción y la espiral de violencia del Fujimorismo en los años noventa.

Quien lideró la Marcha de los Cuatro Suyos, una movilización popular de varios partidos políticos en contra de la reelección de Fujimori, arribó a Lima escoltado por alguaciles de Estados Unidos. En el aeropuerto Jorge Chávez lo recibieron el jefe de Interpol, el coronel Carlos López Aedo y el Comandante General de la Policía, Jorge Angulo. Un reducido grupo de simpatizantes del extinto partido Perú Posible se presentó en los exteriores. No fue el único apoyo que recibió Toledo. También acudieron sus hermanos, Fernando y Pedro, y exfuncionarios durante su mandato, como su vicepresidente, David Waisman y Doris Sánchez, exministra de la mujer. Ella dijo: “Políticamente hizo un buen Gobierno. Jurídicamente es otro tema. Tenemos que estar con él”.

Toledo fue derivado a una sede de la Dirección de Aviación Policial (DIPA) contigua al aeropuerto para pasar el control migratorio. Allí la Fiscal Patricia Benavides, y el jefe de la Oficina de la Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones, Alfredo Rebaza, supervisaron el proceso. Fue Benavides quien le leyó sus derechos. El control de identidad se llevará a cabo en una sede judicial del Centro de Lima, y después será evaluado por un médico.

“Alejandro Toledo es una persona a la que no se le ha respetado los procesos”, ha dicho su abogado Roberto Su, quien hizo hincapié en la deteriorada salud de su cliente. Antes de entregarse a la justicia, Toledo declaró que tiene cáncer y que por su condición de paciente oncológico pedirá el cambio de prisión preventiva a arresto domiciliario. Según el diario El Comercio, el proceso de extradición de Alejandro Toledo de los Estados Unidos le ha costado al Perú por lo menos dos millones de soles (500.000 dólares).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Renzo Gómez Vega
Periodista y escritor. Ha escrito en los medios peruanos 'El Comercio', 'La República', el semanario 'Hildebrandt en sus Trece' y 'Salud con Lupa'. Fundador de la revista digital 'Sudor'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_