La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, se defiende tras la polémica por sus fiestas: “Soy humana”

La mandataria socialdemócrata comparece tras una reunión de su partido y reclama que se la juzgue por su labor al frente del Gobierno y no por su vida privada

Sanna Marin, este miércoles en un acto del Partido Socialdemócrata en la ciudad de Lahti.Foto: LEHTIKUVA (VIA REUTERS) | Vídeo: AP

Al borde de las lágrimas, Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, se ha defendido este miércoles tras una semana de críticas por la difusión de varios vídeos y fotografías de fiestas privadas de la mandataria. “Soy un ser humano. A veces también anhelo la alegría, la luz y el placer en medio de estas nubes oscuras”, ha dicho la mandataria con voz temblorosa, en un acto organizado por su formación, el Partido Socialdemócrata (SDP), en la ciudad de Lahti, en el sur del país nórdico. Marin ha pedido que se la juzgue por su labor al frente del Gobierno y no por lo que hace en su vida privada.

El martes, Marin se disculpó tras la publicación de una fotografía en la residencia oficial de la primera ministra en la que aparecen dos influencers conocidas en el país besándose en toples, con un cartel que les cubre el pecho en el que se lee “Finlandia”. La imagen renovó una polémica que parecía zanjada el lunes, después de que la mandataria hiciera público el resultado de un test de drogas al que se sometió tres días antes tras el debate público que generó la difusión de unos vídeos en los que se la veía bailando y cantando de manera desenfrenada junto a algunas figuras conocidas de la sociedad finlandesa. “No he faltado ni un solo día al trabajo y no he dejado nada por hacer”, ha sostenido la primera ministra este miércoles. “Quiero creer que la gente valorará lo que los políticos hacemos en el trabajo en lugar de lo que hacemos en nuestro tiempo libre. No veo ningún problema en que disfrutemos en compañía de nuestras amistades”, ha continuado Marin, antes de reconocer que la última semana ha sido “bastante complicada”.

Dos ‘influencers’ se besaban en la residencia oficial de la primera ministra finlandesa.
Dos ‘influencers’ se besaban en la residencia oficial de la primera ministra finlandesa.

Varias figuras de la oposición reclamaron a Marin que se sometiera a un test de drogas tras asegurar que en uno de los vídeos se podía escuchar a uno de los asistentes a la fiesta hacer un comentario relacionado con el consumo de cocaína. Varias fuentes policiales y expertos en criminología han explicado durante estos días que en el material audiovisual no había ningún indicio claro de que se estuviesen usando estupefacientes en la fiesta privada. El consumo de drogas, y la posesión para uso personal están tipificados en Finlandia, castigados con una multa o en casos excepcionales con una pena de prisión de hasta seis meses. La policía de Helsinki ha confirmado que ha recibido tres denuncias relativas a los vídeos, pero que no abrirá ninguna investigación porque no detecta indicio alguno de criminalidad por parte de la primera ministra o de su entorno.

Marin, de 36 años, se convirtió en 2019 en la jefa de Gobierno más joven del mundo. Desde entonces ha proyectado una imagen de mandataria desenfadada. “Quiero mostrar que hay gente normal con vidas normales en estos trabajos”, dijo recientemente. Poco antes de la difusión de los polémicos vídeos de este verano, la mandataria causó furor en internet con la publicación de unas imágenes en las que se la veía acudiendo a un festival de música ataviada con una chaqueta de cuero, unos pantalones vaqueros cortos y unos botines de estética navy.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En diciembre, la gobernante socialdemócrata pidió disculpas después de que diversos medios locales publicaran que había salido de fiesta el fin de semana anterior, horas después de que su titular de Exteriores, el ecologista Pekka Haavisto, diera positivo en covid-19. Marin explicó que mientras estaba en una discoteca recibió dos mensajes de texto en los que se le recomendaba que se aislara por haber tenido un contacto estrecho con un contagiado, pero no los vio hasta el día siguiente porque se había dejado en casa el teléfono móvil profesional.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS