Putin asegura que las sanciones occidentales contra Rusia son equivalentes a una “declaración de guerra”

El presidente ruso sostiene que la activación de una zona de exclusión aérea tendría “consecuencias catastróficas no solo para Europa sino para el mundo entero”

El presidente ruso, Vladímir Putin, examina un simulador de vuelo durante su visita este sábado a un centro de entrenamiento de aviación de Aeroflot.Foto: MIKHAEL KLIMENTYEV (EFE) | Vídeo: REUTERS

En un acto con azafatas de vuelo de las aerolíneas rusas, que fue emitido por la televisión pública y que forma parte de las celebraciones oficiales por el día de la mujer del ocho de marzo, el presidente ruso Vladímir Putin subió el tono de sus declaraciones sobre el conflicto en Ucrania y la respuesta de Occidente. Ucrania pone en riesgo el seguir siendo un Estado si se mantiene la lucha contra las fuerzas rusas, advirtió el líder del Kremlin. “Si eso ocurre, ellos tendrán la culpa”, afirmó en su declaración, la más larga que ha hecho desde el comienzo de la invasión hace 9 días.

Putin atacó frontalmente la petición del presidente ucranio, Volodímir Zelenski, para que la OTAN declare Ucrania como zona de exclusión aérea, un paso que la Alianza Atlántica se ha resistido a tomar. “Si se atiende esa petición esto tendría resultados catastróficos no solo para Europa sino para el mundo entero”, amenazó, y explicó que lleva tiempo acabar con las defensas aéreas ucranias y que tratan de frenarlo reclamando la creación de esa zona de exclusión. “Se escuchan voces que piden que se imponga una zona de exclusión aérea en Ucrania. Esto es imposible hacerlo desde territorio ucranio; solo puede hacerse desde otros países. Entenderemos cualquier movimiento en ese sentido como una participación de ese otro país en un conflicto armado, que pone en riesgo nuestros soldados”, afirmó Putin, dejando claro que en los cielos ucranios Occidente se juega una escalada y expansión del conflicto.

En línea con esto, el presidente también declaró que las sanciones financieras que Occidente ha impuesto a Rusia por la invasión de Ucrania son algo similar a una “declaración de guerra”. Las medidas adoptadas estos días contra Moscú para tratar de asfixiar sus recursos han hecho tambalearse los cimientos económicos de Rusia: los cajeros se han quedado sin dinero y algunos precios han subido más de un 30%.

En alusión directa al frustrado intento del sábado de crear un corredor humanitario para que los civiles de Mariupol pudieron salir de la ciudad asediada, Putin ha desmentido a las autoridades ucranias que afirmaron que las fuerzas rusas no han respetado el alto al fuego y han proseguido con los bombardeos. “En Mariupol, por ejemplo, está ocurriendo mientras hablamos: llamaron desde el Gobierno, desde Kiev y hablaron con nuestros militares para abrir un corredor y que los ciudadanos pudieran salir. Por supuesto, reaccionaron inmediatamente, pararon la actividad militar”, ha dicho Putin. “Miraron y ¡no dejaban salir a nadie! Les usaban como escudos humanos”.

A pesar de todo, ha asegurado que no tiene intención de declarar la ley marcial en Rusia porque no ve motivos para ello. “Se aplica en caso de agresión externa, pero en Rusia no existe tal situación ahora y, con suerte, no existirá”, ha zanjado, antes de rebatir las acusaciones de que el Ejército ruso está empleando reclutas en la operación en Ucrania. Trataba de acallar así algunos de los rumores que han circulado en la última semana sobre cierre de fronteras y el alistamiento obligatorio.

Este acto con las azafatas también ha permitido a Putin recalcar sus argumentos sobre los motivos que le han llevado a a tomar la “difícil” decisión de atacar Ucrania, como el supuesto peligro para Rusia de una hipotética adhesión de Kiev a la Alianza Atlántica y la defensa de los habitantes prorrusos de la región separatista ucrania del Donbás. “La gente en Donbás no son perros callejeros. Entre 13.000 y 14.000 personas han muerto a lo largo de estos años. Más de 500 niños han sido asesinados o mutilados. Pero Occidente prefirió no verlo durante ocho años. Escuchen, ocho años”, ha subrayado, en referencia a la guerra que comenzó en 2014 tras el cambio de régimen en Kiev y la anexión a Rusia de la península ucrania de Crimea

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

No obstante, Putin ha querido expresar que las vías de negociación no están cerradas. “Nuestras propuestas están sobre la mesa con el grupo de negociadores de Kiev. Con suerte, responderán positivamente”, ha dicho Putin, para quien uno de los requisitos clave es “la desmilitarización del país” y que Ucrania tenga un “estatus neutral”, para ayudar así a los ciudadanos del Donbás.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS