Macron, tras hablar con Putin, cree que “lo peor está por llegar”

El presidente francés, que oficializa su candidatura a la reelección, habla de nuevo por teléfono con el mandatario ruso y concluye que su objetivo es conquistar toda Ucrania

El presidente francés, Emmanuel Macron, el miércoles en una declaración televisada sobre el conflicto de Ucrania.
El presidente francés, Emmanuel Macron, el miércoles en una declaración televisada sobre el conflicto de Ucrania.Europa Press

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha concluido este jueves, después de una conversación telefónica de hora y media con Vladímir Putin, que “lo peor está por llegar” en la guerra en Ucrania y que el objetivo del presidente ruso es tomar todo el país. Putin, según el Palacio del Elíseo, muestra una “determinación muy grande” a seguir con la invasión a menos que el Gobierno de Kiev se desarme y acepte ser un país neutral.

“Nuestro análisis es que la ambición rusa es tomar el control de toda Ucrania”, dijo la fuente del Elíseo, que pidió anonimato. “[Las fuerzas rusas] afrontarán dificultades y obstáculos, los ucranios se baten con coraje. Nada está decidido, pero la correlación de fuerzas es muy desequilibrada, y, sin hacer predicciones, hay que estar preparados para que lo peor ocurra”. París no trabaja en estos momentos con el escenario de una partición de Ucrania que, de todos modos, consideraría inaceptable.

En un mensaje en la red social Twitter, Macron defendió: ”Es absolutamente necesario mantener el diálogo para evitar dramas humanos. Continuaré con mis esfuerzos y con los contactos. Es necesario evitar lo peor”.

Pero las sanciones masivas europeas y estadounidenses y el envío de armamento, por ahora, no han frenado a Putin. ¿Qué medios dispone Occidente para evitar lo peor? Según el Elíseo, las sanciones “van a endurecerse”, y quedan medios económicos y diplomáticos, pero también “de apoyo operacional” a Ucrania, pera seguir presionando al presidente ruso.

La llamada fue uno de los últimos actos diplomáticos de Macron antes de declararse candidato a las elecciones presidenciales del 10 y el 24 de abril en una carta a los franceses publicada en diarios regionales. “Solicito vuestra confianza para un nuevo mandato como presidente de la República”, escribe Macron. “Soy candidato para inventar con vosotros, ante los desafíos del siglo, una respuesta francesa y europea singular”, añade. No había ninguna duda de que el actual mandatario optaría a la reelección, pero faltaba hacerlo oficial. El plazo era este viernes a las seis de la tarde.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
El presidente Vladimir Putin en una reunión con miembros del Consejo de Seguridad de Rusia, el jueves 3 de marzo. Foto: EFE

La guerra casi ha extinguido la campaña electoral, ha reforzado a Macron en los sondeos y ha dejado en una posición delicada a los candidatos más afines a Putin. En varios sondeos, pierde apoyos el ultra Éric Zemmour, declarado admirador del presidente ruso.

La conversación de Macron con Putin fue por iniciativa del mandatario ruso. Era la decimotercera entre ambos desde diciembre, incluyendo el encuentro de seis horas en Moscú el 7 de febrero, dos semanas antes del inicio de la invasión de Ucrania. Con el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, ha hablado 19 veces en el mismo periodo, la última el mismo jueves después de la llamada con Putin.

El mandatario ruso, según el Elíseo, explicó a Macron que las “operaciones militares” en Ucrania “se desarrollan según el plan”. Le recordó sus motivos para la invasión: el supuesto incumplimiento, por parte de Kiev, de los acuerdos de Minsk de 2015 sobre las zonas separatistas prorrusas del este de Ucrania. Reiteró que su objetivo es “desnazificar” el Gobierno de Kiev y señaló a Occidente como responsable por maltratar a Rusia en los últimos 30 años.

Macron, según la misma fuente, replicó que Putin “comete un error grave” en su apreciación del régimen político ucranio. “Evidentemente, no es un régimen nazi”, le dijo, y le acusó de mentir y mentirse a sí mismo si creía estos argumentos. “Tú, en el fondo, te cuentas historias a ti mismo, buscas un pretexto y lo que dices no se corresponde con la realidad y en ningún caso justifica la violencia que cometes hoy ni el precio que tu país va a pagar por ello porque terminará como un país aislado, debilitado y bajo sanciones durante un periodo muy largo.”

Putin volvió a la carga, y reiteró que la invasión de Ucrania era una operación de lucha contra el nazismo, y amenazó: “Sí, la situación va a agravarse, pero es culpa de los ucranios porque no aceptan mis condiciones”.

El ruso declaró que “Rusia tiene la intención de continuar sin compromiso su combate contra los grupos nacionalistas que cometen crímenes de guerra”, según un comunicado del Kremlin citado por la agencia France Presse.

Fue un diálogo tenso en el fondo, sin ningún punto de encuentro posible, pero no en la forma, según el Elíseo. Putin se expresa de una manera “muy neutra, muy clínica”, y las palabras fuertes no impiden que la conversación se prolongue. Ambos, que se comunican por medio de intérpretes, se tutean.

Macron, en un discurso a la nación el miércoles, defendió su opción de hablar con Putin hasta el último instante antes de la invasión ―aunque este lo engañó respecto a sus planes―, y también seguir hablando ahora mientras las tropas rusas intentan avanzar y en pleno bombardeo de ciudades ucranias.

“He decidido seguir en contacto y seguiré en contacto con el presidente Putin mientras pueda y mientras sea necesario”, dijo Macron. “Para intentar, sin descanso, convencerlo de que renuncie a las armas, para ayudar en el marco de las conversaciones en curso [entre Ucrania y Rusia] en la medida en que Francia pueda hacerlo y para prevenir el contagio y la ampliación del conflicto tanto como podamos”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS