Macron impulsará bajo la presidencia francesa una UE “poderosa” en el mundo y soberana

El mandatario presenta sus objetivos para el semestre europeo, en el que también afrontará la campaña por el Elíseo

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante una conferencia de prensa este jueves en París. Vídeo: LUDOVIC MARIN (AFP) | EFE

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere aprovechar la presidencia semestral francesa de la Unión Europea (UE) —que arranca el próximo enero— para “pasar de una Europa de la cooperación en el interior de [sus] fronteras a una Europa poderosa en el mundo, plenamente soberana, libre en sus elecciones y al mando de su destino”. Macron lo anunció el jueves durante un discurso y una rueda de prensa de dos horas en el palacio del Elíseo para presentar sus prioridades ante un semestre en el que, además de participar en la dirección de la agenda de la UE, afrontará la campaña para la reelección como presidente de Francia tras un primer mandato de cinco años.

El programa macroniano para Europa es tan amplio —conseguir que el club no quede definitivamente rezagado en un mundo de potencias dominado por EE UU y China— que difícilmente podrá cumplirlo en un periodo en el que, si no saliese ganador en las presidenciales de abril, su sucesor o sucesora debería completar el semestre presidencial. La comparecencia del presidente francés, que todavía no ha hecho oficial su candidatura, podía entenderse como un acto de campaña de alguien que llegó al poder en 2017 haciendo bandera del europeísmo y ahora vuelve a situar Europa en el centro su mensaje.

Entre otras iniciativas, Macron propuso una reforma del sistema Schengen para que Europa “controle sus fronteras exteriores” como “condición previa para la libre circulación”, ahora truncada por el restablecimiento de controles en límites interiores que se creían desaparecidos. Otro punto clave es la reforma del pacto de estabilidad y de crecimiento, que fija topes estrictos en el déficit y la deuda de los países miembros, y cuyo cumplimiento ha enfrentado en el pasado a gobiernos partidarios de un mayor rigor presupuestario, como Alemania, y países que abogaban por una mayor flexibilidad, como Francia o los países del Mediterráneo.

Macron sostiene que las futuras reglas deben autorizar el gasto necesario para afrontar el cambio climático o la modernización tecnológica para “contribuir a la ambición de una Europa más fuerte, más justa y más duradera”. La reunión que este viernes mantendrá en París con el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, será la primera oportunidad para comprobar si la primera potencia económica de la UE está dispuesta sumarse a esta iniciativa.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Marc Bassets

Es corresponsal de EL PAÍS en París y antes lo fue en Washington. Se incorporó a este diario en 2014 después de haber trabajado para 'La Vanguardia' en Bruselas, Berlín, Nueva York y Washington. Es autor del libro 'Otoño americano' (editorial Elba, 2017).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS