Argelia cierra su espacio aéreo a los vuelos militares de Francia

La crisis diplomática se produce después de que Macron acusase al “sistema político-militar argelino” de usar al Estado francés como chivo expiatorio de sus problemas

El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, durante un encuentro en Argel con dirigentes locales, en 2020.
El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, durante un encuentro en Argel con dirigentes locales, en 2020.Europa Press/Contacto/Huang Ling (Europa Press)

Una crisis diplomática ha estallado este fin de semana entre Argel y París, ligados por una dolorosa historia colonial y por la presencia en Francia de una nutrida población de origen argelino. Argelia ha cerrado este domingo su espacio aéreo a las fuerzas militares de Francia, según anunció un portavoz militar francés. Unas horas antes, el Gobierno argelino había llamado a consultas a su embajador en París, una señal del profundo descontento con las decisiones y declaraciones del presidente Emmanuel Macron.

Los agravios, por parte de Argel, se habían acumulado en días recientes. Primero, la decisión del Gobierno francés de reducir el número de visados para ciudadanos argelinos –además de marroquíes y tunecinos– que quieren visitar Francia. Y segundo, la filtración de unas declaraciones de Macron en las que acusaba al “sistema político-militar argelino”, que tomó el poder tras la independencia en 1962, de usar “las rentas de la memoria” para señalar a Francia como chivo expiatorio de todos sus problemas.

En Argelia, el Consejo de la Nación, cámara alta del Parlamento, ha emitido un comunicado en el que rechaza “toda forma de injerencias” y “sermones” por parte de los “colonos de ayer”, según la agencia oficial APS. Y añade que “el pueblo argelino siempre ha sabido distinguir entre el pueblo francés y el colonialismo francés”. Sin mencionar a Macron, la cámara acusa al dirigente francés de intervenir en los asuntos internos de Argelia en provecho de “su sucia agenda electoral”.

El cierre del espacio aéreo argelino a los vuelos militares franceses, si se prolonga, puede tener consecuencias para la llamada operación Barkhane, la misión antiterrorista francesa en el Sahel. Para llegar al norte de Malí en procedencia de Francia, los aviones cruzan el cielo de Argelia. El Estado Mayor francés descubrió el cierre del espacio aéreo argelino el mismo domingo por la mañana, cuando presentó sus planes de vuelo y vio que carecían de la autorización necesaria por parte de Argel, según avanzó el diario Le Figaro. El contratiempo obligó a aplazar dos vuelos logísticos.

El portavoz del Estado Mayor, el coronel Pascal Ianni, aseguró en el citado diario que la decisión de Argel “no afecta ni la preparación ni el desarrollo de las operaciones”. “Nos adaptamos y no tenemos ninguna inquietud sobre las operaciones”, añadió.

El martes, al anunciar la reducción de los visados para Argelia, Marruecos y Túnez, el Gobierno francés esgrimió que los tres países se muestran reticentes a aceptar las devoluciones de ciudadanos suyos que se encuentran en situación irregular en Francia y que este país intenta expulsar. Mientras el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, se limitó a decir en conferencia de prensa que el fondo del problema es “franco-francés”, el Gobierno argelino decidió convocar el miércoles al embajador francés en Argel, para expresarle su rechazo a la medida.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Tras el anuncio sobre los visados llegaron, dos días después, las palabras de Macron en un almuerzo sin acceso a la prensa en el palacio del Elíseo con un grupo de jóvenes argelinos o con vínculos familiares con Argelia. El encuentro lo promovió Macron en el contexto de su esfuerzo por “reconciliar las memorias” de una guerra que sigue marcando la sociedad francesa y dividiendo a ambos países. El diario Le Monde reveló el contenido de esta conversación.

Macron lamentó que, mientras que Francia abordaba la memoria de la guerra de Argelia y la colonización sin barrer bajo la alfombra sus crímenes, en Argelia prevalece la “historia oficial (...) totalmente reescrita” y fundada en el “odio a Francia”. “No hablo de la sociedad argelina en su profundidad”, precisó, “sino del sistema político-militar que se ha construido sobre esta renta de la memoria”.

El presidente francés cuestionó la existencia de Argelia como nación antes de la colonización francesa en 1830. Y apuntó a la propaganda turca en la supuesta “reescritura” de la Historia. “Me fascina ver la capacidad de Turquía para hacer olvidar su papel en Argelia y el dominio que ejerció ahí. Y explicar que los únicos colonizadores fuimos nosotros es genial”, dijo, en referencia al control de la zona por el imperio Otomano entre 1516 y 1830. “Los argelinos se lo creen”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS