Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Muere a los 57 años el hombre que conmovió al mundo con el vídeo de un arcoíris doble

Paul L. Vasquez se hizo famoso en 2010 al compartir una grabación en la que se maravillaba del fenómeno físico. Logró más de 48 millones de visitas en YouTube

Paul L. Vasquez, el hombre del arcoíris doble, en un anuncio de un programa de ordenador. En vídeo, la historia de la grabación que lo lanzó a la fama.

El 8 de enero 2010 Paul L. Vasquez subió a Internet una grabación en la que mostraba un doble arcoíris delante de su casa, en una zona montañosa del condado de Mariposa, en el interior de California. Los tres minutos y veintinueve segundos de ese vídeo lo lanzaron a la fama, muchas veces efímera, de las redes sociales. En su caso, bien duradera. Más que por el fenómeno físico (que no es extraordinario), su vídeo llamaba la atención por los comentarios de su autor, que llegaba a las lágrimas preguntándose cómo era posible que se obrase una maravilla así. Su difusión ha superado en este tiempo los 48 millones de visitas en YouTube. Vasquez murió el pasado sábado, a los 57 años, por causas que no se han hecho públicas, según recoge CNN.

En enero de 2010, el hombre, apodado en redes sociales Yosemite Bear y simplemente Bear (Oso) por sus amigos, grabó un pequeño vídeo desde su casa en las montañas. Desde el primer momento dejaba claro que la grabación no hacía justicia al brillo y colorido del doble arcoíris que tenía delante, y daba rienda suelta a su emoción ante el fenómeno. "¡Hay un arcoíris cruzando de punta a punta [el cielo]!", "¡qué brillante es!", "¿qué significa esto?", se admiraba emocionado. En varios momentos, no alcanzaba a pronunciar palabras más allá de varios "¡Guau!" y "¡Dios mío!".

La difusión del vídeo lo consagró como "el hombre del arcoíris doble", un apelativo que él estaba orgulloso de subrayar y que le granjeó fama. Las televisiones lo llamaron para sus talkshows. Protagonizó un anuncio de agua mineral con Jennifer Aniston, en el que aparecía con su larga cabellera recogida en dos coletas, arrodillado y admirando un falso arcoíris mientras la actriz se le acercaba. La compañía de helados Ben & Jerry's, recoge el diario local The Modesto Bee, difundió una creatividad en la que un grupo de vacas gritaban "¡Un arcoíris doble!" y rodó el vídeo de seguridad que se mostraba en vuelos de la compañía Delta Air Lines.

También apareció en una publicidad de un software para crear galerías fotográficas de Microsoft, una empresa que decía admirar. En declaraciones a la revista Fast Company, en febrero de 2010, Vasquez se definía como un "todoterreno". "Soy fotógrafo y creador audiovisual", afirmaba, y daba muestras de una personalidad marcada por lo espiritual y también lo terrenal: "La humanidad en su conjunto está ansiosa de conectar con su espiritualidad (...) y está claro que yo debía ser el portavoz de la fotogalería de Microsoft". 

Anuncio de Microsoft protagonizado por Paul L. Vasquez.

Afirmaba que en los últimos seis años había vivido con apenas 5.000 dólares al año (unos 5.900 dólares actuales, o 5.400 euros al cambio), y que apenas había ingresado nada a cuenta del famoso vídeo. En ese momento, decía haber ganado apenas 1.000 dólares. "Restrinjo mucho las actividades de las que sacar dinero", apuntaba. "Quité los anuncios de los vídeos porque el Espíritu [sic] me dijo que los quitara, porque él era el ojo de Dios", añadía. "Lo que vi era el espíritu de Dios y ese es el motivo de que [el vídeo] sea tan popular. ¿Y cómo puede uno ponerle anuncios al espíritu de Dios?", se preguntaba. Sin detallar la cantidad y remitiéndose a su agente, declaraba que la colaboración con Microsoft le había dado dinero suficiente para comprar un ordenador. "Si Dios quisiera transmitir un mensaje a la humanidad, ¿se lo transmitiría a un presidente? No, se lo daría a un humilde granjero de Yosemite", apuntaba en una entrevista televisiva.

"Todo el mundo me pregunta si estaba colocado. Pues no", aclaró a la CNN en 2015 preguntado por el momento en el que grabó el vídeo. Aseguraba que había recibido la visita de admiradores desde lugares tan lejanos como Brasil o Nueva Zelanda, que en Islandia le habían hecho un trono y que YouTube le había dedicado una sala de reuniones bautizándola como "la Sala del Arcoíris Doble".


Anuncio con Jennifer Aniston.

Paul L. Vasquez había nacido en 1962 en el este de Los Ángeles. Trabajó un tiempo como bombero de la ciudad hasta que en 1985 se trasladó a Yosemite. Allí se ganó la vida como agente de seguridad, técnico de emergencias médicas, bombero forestal, colocando señales y reparando instalaciones en empleos temporales. 

Tres años después de llegar al parque compró una finca de unas tres hectáreas, se casó con una mujer descendiente de indios y con ella tuvo dos hijos. Tras divorciarse, recorrió durante 10 años casi todo EE UU y Canadá conduciendo un camión, e incluso llegó a probar suerte como luchador profesional en jaula (deporte de contacto que se practica sin reglas. El que sale del espacio acotado por malla metálica pierde). Vivía en una caravana y cultivaba marihuana, que decía usar para tratar un dolor en el tobillo. 

Al vídeo del doble arcoíris le siguieron muchos más. En especial le conmovían los incendios forestales. En su página de Facebook, ahora ya dedicada a su memoria, el hombre del arcoíris doble publicó el pasado miércoles 6 de mayo que echaba de menos el patio delantero desde el que había grabado las imágenes. En Twitter se autodefinía como "El oso de la fama del doble arcoíris. Artista, granjero, hombre de las montañas de Yosemite, icono de YouTube, leyenda viva, recipiente del Espíritu, servidor de la humanidad, amante de la feminidad". 

Ese mismo miércoles, pero horas antes, daba a conocer a sus casi 2.000 seguidores en Facebook que le estaban haciendo pruebas del covid-19 y que en dos días le darían los resultados. "En este momento estoy bastante seguro de que no lo tengo. No tengo fiebre, pero algo me pasa. Ya os daré novedades más adelante". Tres días antes republicaba una imagen suya, con su característica barba canosa, pelo largo y enorme sonrisa, durante una excursión por el parque natural de Yosemite. Estaba apostado en la cima de una montaña de Sierra Nevada: "Cada vez que me subo a la Sentinel Dome pienso que será la última", dejó escrito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >