La oposición de Portugal cree que atacar al Gobierno ahora “no es patriótico”

El líder del conservador PSD, Rui Rio, tiende la mano al Ejecutivo en plena pandemia

Rui Rio (izquierda), y António Costa, el pasado septiembre.
Rui Rio (izquierda), y António Costa, el pasado septiembre.Lusa

Rui Rio, presidente del conservador Partido Socialdemócrata (PSD), la primera fuerza política de la oposición en Portugal, ha remitido una carta a sus militantes en la que alerta de que atacar al Gobierno del socialista António Costa en estos momentos “no es patriótico” y llama a la unión del país. “Lamentablemente, en la vida política no siempre se da esa unión contra un enemigo común, pues no es raro que aparezcan los que no resisten la tentación de intensificar los ataques al Gobierno de turno, aprovechándose partidariamente de las fragilidades políticas que la gestión de una realidad tan compleja acarrea siempre”, escribe en la misiva. “En mi opinión, esa no es, en este momento, una postura éticamente correcta. Y no es, además, una posición patriótica”, prosigue.

Portugal vadea la epidemia del coronavirus con cifras excepcionalmente bajas —735 muertes en un país de 10,28 millones de habitantes, frente a las más de 20.800 de España, con 46,9 millones— y un Gobierno socialista fuerte liderado por el primer ministro, António Costa, que apenas necesita apoyos parlamentarios. Pese a ello, el líder de la oposición le ha tendido la mano gratis, sin contrapartidas. Y previsiblemente, el envío de la carta ha tenido un eco positivo en la opinión publica. La buena sintonía durante la pandemia entre los dos se ha visto reflejada y premiada en un sondeo mensual de Intercampus publicado este fin de semana, donde ambas fuerzas suben puntos y bajan los partidos de los extremos. Las dos grandes formaciones crecen en intención de voto: el Partido Socialista (PS) con el 35,4%, cuatro puntos más que en la primera semana de marzo (aún sin estado de emergencia) y el PSD con el 23,3%, dos puntos más. Sus líderes, Costa y Rio, también suben cuatro décimas entre la consideración de los portugueses (3,8 y 3,4, respectivamente, en una escala del 1 al 5). Solo el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, les supera con un 4.

Rio se ha lanzado a dirigir esta carta a los militantes de un partido casi dividido por la mitad apenas tres meses después de imponerse en elecciones internas frente a su contrincante Luís Montenegro. Es decir, que el presidente del PSD arriesga más dentro de su organización que ante la opinión pública. “Como líder de la oposición he tenido, por eso, una actitud de cooperación con el presidente de la República y con el Gobierno de Portugal, procurando ayudar a resolver de la mejor manera posible el grave problema que nos atormenta como pueblo y como nación”, añade.

Su partido, como la mayoría, siempre ha votado a favor del estado de emergencia y sus prórrogas. Ya en la sesión para la primera prórroga, Rio —economista de profesión— se preocupó por la gravedad de la crisis económica que se avecina. El líder conservador volvió a sorprender al decir: “Si la banca presenta ganancias abultadas en 2020 y 2021 será una vergüenza y una ingratitud para los portugueses”. Y les recomendó que tuviesen beneficios cero en esos ejercicios. Ni el Partido Comunista (PC) ni el Bloco de Esquerda se habían atrevido a tanto, menos aún el Gobierno socialista.

Al margen del PSD, la unión política a derecha e izquierda es la característica del Parlamento y de las instituciones de Portugal durante la pandemia. Hay diferencia de matices que nunca ponen en peligro la estabilidad gubernamental ni provocan polémicas públicas. Uno de los aliados permanentes del Gobierno, el Partido Comunista, ha votado en contra del estado de emergencia porque conculca derechos de los trabajadores en este periodo, como el de huelga. En su posición contraria, sin embargo, late también la competencia estratégica que mantiene con el Bloco de Esquerda —que sí se posiciona a favor— por la disputa de un mismo electorado.

Discrepancias por los festejos del 25 de abril y del Primero de Mayo

Se está o no se está confinado. Las próximas celebraciones de la revolución del 25 de abril, el sábado, y del Primero de Mayo, aún bajo el estado de emergencia, han abierto más debate que las medidas para quedarse en casa con el fin de combatir la pandemia.

La tradicional marcha por la avenida de la Libertad de Lisboa ha quedado, por supuesto, anulada. Sin embargo, se mantiene la sesión extraordinaria del Parlamento. Tradicionalmente se reunían el 25 de abril más de 600 personas en la Cámara, entre diputados, expresidentes del país, cuerpo diplomático e invitados para celebrar el aniversario de la Revolución de los Claveles en 1974. Este año la presencia se reduce a 130 personas, pero ello no ha evitado la polémica. Una petición pública para anular la ceremonia ha recogido más de 20.000 firmas en Internet. Los dirigentes de los derechistas CDS y Chega ya han anunciado que no asistirán porque consideran una contradicción que el país esté encerrado en casa y el Parlamento se llene de políticos.

El alcalde de Cascais, del PSD, ha prohibido cualquier celebración en esas dos fechas. El presidente del Parlamento, Ferro Rodrigues, dice que no se va a cerrar el hemiciclo el día en que se ganó la libertad y el primer ministro, António Costa, constata un exceso de nerviosismo general por el largo periodo de confinamiento. No es solo un debate entre derecha e izquierda. Históricos del Partido Socialista discrepan sobre si debe celebrarse la sesión solemne del Parlamento. El poeta Manuel Alegre está por el ; el exministro de Cultura João Soares, hijo de Mário Soares (ex primer ministro y expresidente de la República, además de uno de los fundadores del PS) ha calificado el acto de “disparate”, y apunta como alternativa a la iniciativa comunista: el sábado, a las tres de la tarde, asomarse a las ventanas y cantar Grándola, Vila Morena.

Más información

Lo más visto en...

Top 50