Ricardo Salinas Pliego, el millonario mexicano que niega la pandemia

El segundo hombre más rico del país, cercano a López Obrador, insta a sus empleados a seguir acudiendo al trabajo y desde su televisión llama a no hacer caso a las informaciones oficiales

López Obrador y Ricardo Salinas Pliego, en diciembre de 2018. En el video, el presidente da un mensaje en respuesta a TV Azteca.FOTO: CUARTOSCURO / VIDEO: EPV

Pocas horas después de que el Gobierno de México decretara la emergencia sanitaria por el coronavirus, una comunicación importante comenzó a circular entre los 70.000 empleados del poderoso Grupo Salinas, un emporio de negocios financieros, comerciales y de comunicación, servicios de seguridad y energía. “Hoy, más que nunca, México nos necesita”, decía el texto. Era una orden de Ricardo Benjamín Salinas Pliego para que sus empleados siguieran trabajando. Era uno de los empresarios más cercanos al presidente López Obrador jaleando a la desobediencia de las instrucciones del Gobierno en plena pandemia.

“Hoy estamos mal: las calles vacías, todo cerrado, las escuelas y hoteles vacíos, parques sin gente. Esto no puede ser. La vida debe continuar”, dijo Salinas Pliego a finales de marzo a sus empleados. El anuncio pretendía sacudirse “el miedo que nos han metido” y luchar para evitar que la economía mexicana se desfonde. Desde entonces, un mensaje similar ha sido propagado en los informativos de su cadena, TV Azteca, comprada a precio de saldo tras ser privatizada en 1993 por el Gobierno de Salinas de Gortari.

TV Azteca es la segunda cadena con más audiencia del país, un canal principalmente consumido por los estratos más populares del país, la misma base de votantes de López Obrador. “Ya no le hagan caso a López Gatell. Sus cifras se volvieron irrelevantes”, dijo este viernes el conductor del noticiero de la noche sobre las ruedas de prensa del subsecretario de Salud, que ejerce de portavoz del Gobierno ante el coronavirus.

Las declaraciones, que han causado un fuerte revuelo en México, fueron respondidas al día siguiente por López Obrador: “creo que se equivocó mi amigo Javier Alatorre. Fue una actitud no bien pensada”. Una reacción muy templada en comparación con la actitud beligerante que suele tener el presidente con las criticas de los medios. “Aliados de la mafia del poder” o “prensa fifi” son descalificativos habituales, pero que pocas veces recaen en los periodistas del TV Azteca.

En medio de la polémica, Salinas Pliego se convertía esta misma semana en el segundo hombre más rico de México. Tiene por encima solo a Carlos Slim en la última actualización de la lista Forbes. Al frente del Grupo Salinas, ha logrado desbancar a la poderosa minera de Germán Larrea y aumentar su patrimonio hasta cerca de los 11.700 millones de dólares. Todo esto en 2019, un año complicado para hacer negocios en México.

Licitaciones y adjudicaciones directas

Mientras la economía mexicana se despeñaba hacia su primera caída (0,1%) en una década, Salinas acumulaba concesiones del Gobierno Federal como del Ejecutivo de Ciudad de México, ambos en manos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). La sintonía de Salinas Pliego con López Obrador se remonta varios años atrás, desde que este era jefe de Gobierno de la capital mexicana (2000-2005). La madrugada del 2 de julio de 2018, el empresario fue uno de los escasos invitados al apartamento de López Obrador para celebrar el arrasador triunfo en las presidenciales. Brindaron aquella noche con whisky junto a quienes se convertirían en figuras claves del Gobierno obradorista: Alfonso Romo, jefe de la oficina de la presidencia, y Julio Scherer, el consejero jurídico del presidente.

Entre las jugosas licitaciones que las empresas de Grupo Salinas ha conquistado durante el año pasado destaca la de Total Play, la división de telefonía e Internet, que obtuvo en marzo dos contratos para gestionar los sistemas de videovigilancia de la capital por 40 millones de dólares. En agosto, Seguros Azteca venció en la licitación de las pólizas que cubren los accidentes en la calle de policías y funcionarios capitalinos: casi 3 millones de dólares, un 19% más que el costo fijo anual del contrato durante los últimos seis años. Esta misma división de seguros fue elegida para cubrir “todos los bienes muebles e inmuebles” de la secretaría de Educación por más de 42 millones de dólares. El ministro de Educación de López Obrador, el expriista Esteban Moctezuma Barragán, fue presidente de la Fundación Azteca de Salinas Pliego durante 17 años.

La medida más polémica en la relación del Gobierno de Morena con el Grupo Salinas ha sido la adjudicación directa a Banco Azteca de la gestión del pago de las principales subsidios, la gran bandera social de López Obrador, con un presupuesto de más de 12.000 millones de dólares. El nuevo sistema borraba del tablero a organizaciones veteranas de la sociedad civil que llevaban años gestionando estas ayudas, pero incluía como nuevo jugador a uno de los bancos que más quejas acumula ante los organismos de defensa del consumidor por las altas tasas de sus créditos y sus métodos de recobro, que suelen incluir visitas domiciliarias.

Cuando la comisionada de Competencia Económica criticó la adjudicación directa que benefició a Banco Azteca en un artículo periodístico, la empresa de Salinas Pliego pasó a la ofensiva. Los abogados de la compañía la denunciaron ante un órgano de control interno repudiando su opinión. La maniobra fue ampliamente considerada como una muestra de amedrentamiento a una especialista en materia antimonopolios. Pero Grupo Salinas sabe jugar rudo cuando se necesita.

El mercado de los pobres: clientes y votantes

“Ricardo Salinas tiene dinero, pero tiene dimensión social”. Así suele defender López Obrador su sintonía con el empresario, quien forma parte además de su consejo asesor empresarial. La razón que el Gobierno ha repetido para concederle la gestión de los subsidios ha sido sobre todo la red de más 4.000 sucursales de Elektra diseminadas por las zonas más populares del país. Elektra es el germen del imperio Salinas. Heredada de su padre, se trata de una sui generis integración de comercio minorista y servicios financieros concentrada en la población pobre no solo de México, también tienen presencia en Centroamérica y Estados Unidos.

Ese parece ser el vínculo más fuerte entre el político y el empresario. Ambos tienen el mismo mercado. Los pobres como clientes y como votantes. Las críticas al modelo de Salinas son, en todo caso, una constante. Es difícil encontrar la dimensión social de un negocio que aprovecha los agujeros de la bancarización y la informalidad de un país con casi la mitad de su población viviendo bajo el umbral de la pobreza para ofrecer créditos personales muchas veces por encima del 50%.

Salinas Pliego cumple más bien con los parámetros de la aristocracia económica mexicana. Pertenece a una poderosa saga familiar de la ciudad de Monterrey, el corazón industrial del país, y sus negocios han prosperado al calor de privatizaciones y concesiones públicas. Los orígenes de su fortuna se remontan a principios del siglo pasado, cuando su bisabuelo abrió una fábrica de camas de latón.

“Ya entonces se dieron cuenta de que las tiendas tenían que estar abiertas todo el día, y que para venderle a gente de bajos recursos había que hacerlo a plazos y con pagos semanales”, explicaba hace cinco años en una entrevista a este diario el entonces director del Banco Azteca, Luis Niño de Rivera, nombrado en 2019 presiente de la patronal bancaria. El banco heredó esas prácticas comerciales. Abren todos los días del año, de nueve a nueve. Su créditos se pagan cada semana, en vez del plazo mensual estandarizado por los bancos. Un ritmo que el Salinas Pliego no quiere perder ni siquiera en los tiempos de la covid-19.


Más información

Lo más visto en...

Top 50