México

México solicita información bancaria sobre Peña Nieto aunque López Obrador asegura que no se le está investigando

La Secretaría de la Función Pública pidió en las últimas semanas información financiera del exmandatario, su familia y ocho miembros de su gabinete, según una investigación periodística

Peña Nieto y López Obrador en Palacio Nacional, en julio de 2018.
Peña Nieto y López Obrador en Palacio Nacional, en julio de 2018.Presidencia de México

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, asegura que su Gobierno no ha emprendido una investigación sobre las finanzas del expresidente Enrique Peña Nieto. La Administración habría pedido en las últimas tres semanas información bancaria sobre el exmandatario, su familia y al menos ocho miembros de su gabinete, según una serie de documentos desvelados por Univisión. “No hay ninguna investigación abierta desde el Gobierno federal en contra del expresidente Enrique Peña Nieto”, dijo este viernes López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Sin embargo, el presidente mexicano no descartó que existan denuncias de los ciudadanos para indagar si existió enriquecimiento ilícito de parte de los funcionarios y sus familias en el Gobierno anterior. “No existe ninguna investigación, pero puede haber denuncias en la fiscalía de los ciudadanos”, mencionó. López Obrador se comprometió, desde que llegó a la presidencia, a no tomar represalias contra la Administración anterior, pero ha insistido en que otras partes pueden hacer sus peticiones en las instituciones de Justicia. “Tendrían los ciudadanos que solicitarnos que se lleve a cabo una consulta para preguntarle al pueblo de México si quiere que se juzgue a los expresidentes, desde Salinas hasta el presidente Peña, por lo que ocurrió en el lamentable periodo neoliberal”, dijo.

La información publicada por el medio estadounidense muestra que 50 bancos con sede en México recibieron peticiones durante la última semana de marzo por parte de la Secretaría de la Función Pública. En los documentos, el Gobierno solicita toda la información financiera posible –desde cuentas de ahorro hasta inversiones y créditos– de Peña Nieto, su exesposa Angélica Rivera y sus cuatro hijos, así como del exsecretario de Hacienda y excandidato presidencial, José Antonio Meade; del exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza (fallecido el 1 de abril); del exsecretario de Salud, José Narro; y del exconsejero jurídico de la presidencia, Humberto Castillejos.

Los documentos fueron filtrados por un miembro del sistema bancario que consideró que la petición era inusual. La Secretaría de la Función dio un plazo de 15 días hábiles para proporcionar los datos, a reserva de una sanción para los bancos por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en caso de no cumplir. También, señala la investigación periodística, la petición fue clasificada como “urgente y confidencial” por parte de las autoridades bancarias. La fuente que proporcionó la información solicitó anonimato por temor a perder su empleo y aseguró que en el Gobierno de López Obrador “están de cacería”. La indagatoria ocurre en un momento en los que los niveles de aprobación del presidente mexicano han comenzado a descender entre la población, debido al manejo de su Gobierno sobre los problemas de seguridad del país y la crisis sanitaria por la expansión del coronavirus.

El Gobierno mexicano ya había hecho solicitudes en 2019 para conocer los estados bancarios de otros miembros del gabinete de Peña Nieto. Entre ellos estaban el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; el exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo; y el exfiscal Alberto Elías. Hasta ahora solo dos miembros del Gobierno anterior están detenidos y enfrentan cargos: Rosario Robles, antigua ministra de Desarrollo Social, que fue acusada por su implicación en una trama de corrupción de desvío de recursos públicos; y Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, que fue detenido en España, donde espera su extradición a México, por acusaciones de fraude a gran escala y corrupción.

López Obrador sostiene como uno de sus emblemas de Gobierno la lucha contra la corrupción. Ante la insistencia de los periodistas sobre la implicación de su Administración en las pesquisas a los exfuncionarios, López Obrador ha señalado que “no es algo que corresponda al nivel Ejecutivo”, pero que su Gobierno está combatiendo la corrupción gubernamental desde los niveles más altos: “como se barren las escaleras, de arriba hacia abajo”.

Lo más visto en...

Top 50