Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las temperaturas remiten en Europa tras la ola de calor

La llegada de tormentas por el oeste de Francia provoca la caída en los termómetros

Varias personas se refrescan en Trocadero, frente a la torre Eiffel, este jueves en París.

Europa respiró de nuevo este viernes gracias a la bajada de las temperaturas registrada en gran parte de la zona occidental, donde se vivió desde el martes una ola de calor extremo. Durante el episodio, se superaron récords absolutos en Francia, Bélgica, Holanda y Alemania, con más de 40 grados centígrados en todos los casos. 

La llegada de tormentas por el oeste de Francia, país que ha sufrido las mayores subidas en el mercurio —con un récord de 42,6 grados en París—, provocó este viernes el descenso de las temperaturas. No obstante, el episodio de calor afectaba todavía a regiones del noreste y del este. En ciudades como Estrasburgo, Nancy, Lyon y Grenoble se superaron los 35 grados centígrados.

"Vamos a perder 20 grados en 48 horas", apuntó Patrick Galois, especialista en previsión meteorológica en los servicios franceses. "La alerta por canícula va a ser progresivamente levantada de aquí al sábado, pero aún podemos tener alertas por tormenta", añadió

Este tipo de fenómeno suele ir acompañado de granizo y vientos que superan los 100 kilómetros por hora, advierten las agencias meteorológicas. Por otra parte, el calor ha agravado la sequía y 77 departamentos, es decir, la gran mayoría de ellos, sufren restricciones de agua.

Según los servicios meteorológicos nacionales, Alemania, Holanda y Bélgica registraron todavía durante la noche del jueves al viernes cifras inéditas. La circulación de trenes internacionales Thalys entre Holanda, Bélgica, Alemania y Francia seguía perturbada el viernes por la mañana, pese al descenso de las temperaturas. Los problemas se debían a daños causados en las infraestructuras de la red a causa del fuerte calor. Los trenes circulaban a una velocidad reducida y muchos viajes fueron anulados.

En el Reino Unido, tras los 38,1 grados registrados en Cambridge el jueves, el termómetro bajó, pero la circulación de los trenes de los alrededores de Londres se ralentizó fuertemente, a causa de algunos incendios de matorrales a lo largo de las vías. Varios vuelos con salida en los aeropuertos londinenses de Gatwick y Heathrow tuvieron que ser anulados.

Peligro de deshielo

Naciones Unidas expresó este viernes su preocupación por la masa de aire caliente que se dirige hacia Groenlandia, que amenaza con reducir su capa de hielo en superficie a mínimos históricos, según advirtió la Organización Meteorológica Mundial (OMM). "Groenlandia ha perdido en lo que va de mes 160.000 millones de toneladas de hielo en superficie", advirtió en rueda de prensa en Ginebra la portavoz de la OMM Clare Nullis. En Escandinavia, el mercurio superó el viernes los 30 grados, sobre todo en Finlandia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información