Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Crecer en lo personal y en lo académico ha sido la mejor experiencia de mi vida”

La razón de ser de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey es contribuir a solucionar los grandes problemas de nuestro entorno, preparando el capital humano capaz de transformar lo público con ideas innovadoras y con un gran sentido ético y profesional. ¿Estímulo suficiente para tomar un avión de Bogotá a la Ciudad de México? Parece que sí.

“Estudié la Licenciatura en Relaciones Internacionales y durante algún tiempo trabajé en el sector de consumo masivo hasta que una crisis personal me acercó al ámbito social: Colombia atravesaba una de sus curvas de violencia más significativas y yo no podía ser indolente ante la situación social y política de mi país”, comenta Diana Botero, quien en ese momento decidió dar un giro a su desarrollo profesional: “Estuve seis años en la Dirección de Juventud de la Presidencia de la República en la que tuve la oportunidad de trabajar directamente con jóvenes que se encontraban en zonas de economía ilegal y conflicto armado, algo que me hizo cuestionar mi formación y mi deber ciudadano”.

Este cambio de enfoque motivó a esta estudiante colombiana de 33 años a cursar la Maestría en Prospectiva Estratégica en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública. “Hice una investigación exhaustiva de posgrados en prospectiva estratégica en Latinoamérica y descubrí que esta escuela es una de las pocas universidades con un programa con trayectoria en estudios de futuro en prospectiva. Con esta información, sin dudar, viajé a México pues es un referente político, económico y social para la región”, explica Diana.

En efecto, la Maestría en Prospectiva Estratégica es una oferta educativa única en su tipo en América Latina. “El Tecnológico de Monterrey, fiel pionero en innovación, creó este programa para capacitar a los líderes que han de analizar y generar propuestas para enfrentar el futuro en escenarios de gran incertidumbre”, subrayan los académicos de la Escuela, institución que además ofrece a sus graduados la oportunidad de implementar lo aprendido en organizaciones públicas, privadas o de la sociedad civil.

La calidad (y la calidez) de ser TecLos alumnos extranjeros que llegan a La Escuela de Gobierno y Transformación Pública, además de percibir el orgullo de pertenecer a una institución de vanguardia como el Tecnológico de Monterrey, una de las 30 mejores universidades privadas del mundo y entre las mejores cinco de Latinoamérica, pueden sentir desde el primer día la bienvenida que les ofrece la comunidad estudiantil.

“Diana es una excelente persona, muy amena, así que su integración fue bastante buena. Desde el primer momento se le recibió como una más. Además, ella traía desde Colombia una formación muy valiosa que nos ayudó a reconocer lo importante que es contar con una visión extranjera en clases porque, a pesar de que los países de Latinoamérica somos culturas hermanas, en realidad siempre hay pequeñas diferencias sociales que saltan a la luz y de las cuales podemos aprender”, comenta Nataniel Sánchez, 33 años, también alumno de la Maestría en Prospectiva Estratégica.

Algo que confirma Diana Botero: “Hice buenas amistades en mis clases a pesar de tener perfiles distintos. Esto último es algo que destaco: encontré personas con intereses en diversas áreas, ya sean privadas, públicas o desde la perspectiva de la sociedad civil, lo cual me gustó mucho porque yo tengo el doble perfil de trabajar en lo público y en lo privado, y la Maestría tiene este enfoque dual que permite desarrollar estudios prospectivos en ambos sectores”.

El intercambio profesional entre alumnos de distintos países, con percepciones socioculturales diferentes, se respira en cada aula de la Escuela: “Diana es una persona muy certera a la hora de explicar y la forma en que hace analogías genera una plática constructiva bastante enriquecedora sobre las diferencia políticas entre nuestros países y la forma en que solucionan los problemas públicos allá”, señala Nataniel Sánchez.

La Escuela de Gobierno y Transformación Pública tiene convenios académicos y de intercambio con universidades de prestigio internacional, lo que brinda a los alumnos acceso a programas de doble grado y programas de grado conjunto. Dichas alianzas también enriquecen los programas de desarrollo de su profesorado y promueven proyectos académicos y de investigación compartidos entre diversas naciones.

Es notoria la vocación internacional de la que busca ser la mejor Escuela de Gobierno del mundo: “La calidez con la que me recibieron, el enfoque ético y humanístico del plan de estudios, el nivel de los profesores y administrativos de la escuela... Todo lo que encontré al llegar a México me dio la certeza de que estoy en una Maestría que cuenta con un rigor académico importante”, señala Diana Botero, quien concluye: “Se han cumplido todas mis expectativas. Crecer en lo personal y en lo académico ha sido la mejor experiencia que he podido tener”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >