Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Resuelto el misterio de los teléfonos Garfield en las playas francesas

Desde hace más de 30 años, pedazos del teléfono naranja aparecían en la costa bretona sin que se diera con su origen

Restos de teléfonos de Garfield hallados en la costa bretona
Restos de teléfonos de Garfield hallados en la costa bretona AFP

Garfield, el gato gordo naranja, descarado y amante de la lasaña creado por el dibujante Jim Davis en 1978, ha sido durante décadas uno de los personajes de cómic favoritos en todo el mundo. No tanto en la punta más occidental de Bretaña. Para los vecinos de la costa atlántica en Plouarzel, en el departamento de Finistère, Garfield se había convertido en sinónimo de contaminación y, sobre todo, de un irritante misterio.

Resuelto el misterio de los teléfonos Garfield en las playas francesas

Desde hace más de tres décadas, aparecían cada tanto en las playas locales restos de aparatos de este teléfono naranja chillón con la forma del famoso gato fabricado a comienzos de la década de los ochenta. A veces era solo un pedazo, en ocasiones sin embargo, una pieza casi completa y bien conservada, o un trozo de cable, naranja, por supuesto. Surgían en plena playa. O, a veces, incrustados en piedras. Solo en 2018, los vecinos hallaron más de 200 pedazos del maldito teléfono naranja. Se sospechaba que procedían de un contenedor perdido por un barco, como sucedió con los miles de patitos de goma náufragos después de que una tormenta en 1992 hiciera perder a un carguero parte de su contenido. Pero nadie sabía dónde se hallaban sus restos. El misterio acaba de ser resuelto.

La asociación local Ar Viltansoù, que desde hace años se dedica a limpiar las playas de Plouarzel, ha localizado el famoso contenedor en una de las grutas de los acantilados de la zona, situada en un punto que solo se puede alcanzar en un cierto momento de la marea baja. El hallazgo fue posible gracias a una campaña de denuncia de casos de polución de France Info. Después de que la cadena informara de este asunto, el misterio de los teléfonos Garfield se hizo famoso en Francia y hasta en otras partes de Europa. Solo entonces, un vecino se atrevió a revelar lo que sabía desde hacía más de 30 años: el lugar preciso de donde salían los aparatos varados.

France 3 Bretagne

Sucedió a comienzos de los años 80. “En la época, tenía entre 19 y 20 años. Hubo una gran tormenta. Con mi hermano, vimos los teléfonos desperdigados por la playa. Como buenos chavales de la costa, decidimos ir a ver qué pasaba”, contó a la emisora René Morvan, un agricultor de la localidad. Los dos jóvenes esperaron a que la marea hubiera bajado lo suficiente antes de meterse en los acantilados. “Había que conocer bien el lugar. Encontramos un contenedor varado en una de las grutas. Estaba abierto. Muchas cosas se habían salido ya, pero había todavía un cargamento de teléfonos”. ¿Por qué no dijeron nada? ¿Por qué no alertaron a nadie? “En la época, muchas cosas llegaban del mar”, se justificó Morvan, sin dar más detalles, de acuerdo con la emisora.

En cualquier caso, tres décadas después, ha roto el silencio. Acompañados de cámaras de France Info, voluntarios de la asociación ecologista se lanzaron a la búsqueda del contenedor. Nada más llegar a la zona señalada, los investigadores se toparon con las paredes metálicas recubiertas de moho de un contenedor incrustado al fondo de la gruta. Dentro, multitud aún de los aparatos con la efigie del gato de la gran sonrisa irónica que los ha perseguido todos estos años.

El hallazgo no ha despejado todas las dudas. A pesar del tiempo pasado, todavía no se ha logrado identificar el buque del que se perdió el cargamento. Tampoco se sabe si hay más contenedores o si el recientemente localizado es el único responsable de la constante marea de teléfonos naranjas de los 30 últimos años. Hasta que no se sepa —y quizás no se llegue a saber nunca—, los residentes no podrán saber si han dado con el origen de la contaminación. En cualquier caso, señaló el director del parque natural marino de Iroise, Fabien Boileau, los Garfields de Bretaña son un símbolo del problema de la contaminación plástica de los mares de la que tanto se ha alertado en estos últimos tiempos. “Hablamos de un desecho que tiene más de 30 años y del que seguimos encontrando todavía trozos casi nuevos”, recordó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información