Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso ruso: insomnes y de mal humor por el horario de verano

La imposición del horario estival de Medvédev tuvo que ser retocada por Putin ante las protestas de los ciudadanos

Cambio de hora
Gente camina por el centro de Moscú durante la puesta de sol, esta semana AFP

Rusia introdujo el cambio de horario —de invierno y de verano—en los años ochenta del siglo XIX, es decir, en tiempos del imperio zarista. Lo eliminó por primera vez hace siete años y se quedó con uno solo, el de verano. Tras las protestas de la gente, finalmente, en 2014, quedó fijado el de invierno (UTC+3)

La medida de fijar la hora y eliminar el cambio estacional la tomó en 2011 el entonces presidente Dmitri Medvédev. El horario elegido fue el de verano (UTC+4), que convirtió entonces a Rusia en el único país que teóricamente ahorraba horas de luz durante todo el año.

No obstante, este nuevo horario de Moscú no tuvo una buena acogida, la gente no se acostumbraba y se quejaba de dificultad para levantarse. Al Kremlin llovieron las cartas de la gente que pedía que se derogara la ley dictada por Medvédev e incluso hubo manifestaciones de protesta en algunas ciudades.

Cuando Vladímir Putin volvió a la presidencia de Rusia y sucedió a Medvédev en 2012, siguió en pie la hora fijada por este. Sin embargo, las quejas continuaron y fueron tantas que en octubre de 2014 Putin eliminó la ley de su antecesor sin reintroducir el cambio estacional, por lo que el 26 de ese mes el horario de Moscú quedó definitivamente en UTC+3- A partir de entonces, los rusos no han vuelto a cambiar el horario.

Rusia tiene actualmente 11 husos horarios sin cambios estacionales.

Más información