Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia francesa bloquea dos millones de euros del partido de Marine Le Pen

La líder ultraderechista califica la decisión de “asesinato” político

Marine Le Pen
Marine Le Pen AP

La justicia francesa ha bloqueado, con carácter preventivo, los dos millones de euros de fondos públicos que debería haber recibido este lunes el partido de Marine Le Pen, el recién rebautizado Reagrupamiento Nacional (RN). La medida ha sido tomada en relación con la investigación sobre los supuestos empleos ficticios para asistentes parlamentarios de la formación de ultraderecha en el Parlamento Europeo. La noticia la ha confirmado la propia Le Pen, que ha calificado la decisión judicial de “asesinato” político, ya que asegura que sin este dinero no se podrán afrontar los gastos del antiguo Frente Nacional y por tanto este está abocado a su fin.

“La voluntad de asesinar al primer partido de la oposición es un golpe de fuerza inédito contra la democracia”, ha denunciado Le Pen en las redes sociales, recordando que todavía no hay una sentencia en firme en su contra. En un posterior comunicado, ha explicado que la medida les obligará a incurrir en suspensión de pagos, “lo que para un partido político significa una muerte segura”. El partido, según la prensa francesa, podría quedarse sin fondos para pagar su sede y a sus empleados antes de que acabe el verano.

Como el resto de formaciones políticas, el RN, que el año pasado llegó a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, tiene derecho a una partida de fondos públicos para financiación de partidos proporcional a su representación. En el caso del RA, el monto llega, según el propio partido, a los 4,5 millones de euros, de los que la mitad debía ser entregada este lunes.

Sin embargo, los dos jueces de instrucción que llevan el sumario del antiguo Frente Nacional decidieron frenar el depósito del dinero mientras permanezca abierta la investigación. La justicia francesa estudia si el partido de Le Pen se sirvió del Parlamento Europeo para pagar a su personal (una veintena de empleados) mediante contratos de falsos asistentes de los eurodiputados, que en realidad trabajaban para las estructuras del partido ultraderechista. Según la prensa gala, se estima que el monto desviado podría llegar a los siete millones de euros. En el caso está implicada la propia Le Pen, a la que el Tribunal General de la UE ordenó la semana pasada devolver los casi 300.000 euros de dinero comunitario que usó para pagar a una ayudante que trabajaba en Francia y no en la Eurocámara. En total, hasta la fecha son diez los miembros del antiguo Frente Nacional imputados por el caso de empleos ficticios, algo que la formación niega vehementemente.

Para Marine Le Pen, la confiscación del dinero es una maniobra “política” interesada e injustificada a este estadio, sostiene, de la investigación judicial que solo busca, afirma, acabar con su formación. “En resumen, ¡nos aplican la pena de muerte a título preventivo!”, condenó la líder ultraderechista.

Más información