Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvini amenaza a Saviano con retirarle la escolta tras sus críticas

El escritor, amenazado por la Camorra y protegido desde hace 12 años por cinco carabinieri, ha criticado repetidamente al ministro del Interior y líder de la Liga

Saviano rodeado de sus guardaespaldas.

La imparable verborrea electoral del ministro del Interior, Matteo Salvini, ha tomado este jueves la forma de una clara intimidación a Roberto Saviano. El escritor, bajo escolta desde hace 12 años por la publicación de Gomorra, ha escuchado insinuar al líder de la Liga que el Estado podría terminar con la protección de cinco carabinieri que le acompañan 24 horas del día. Una amenaza que trata de coaccionar al escritor, muy crítico con el político, pero que alcanza ya niveles de matonismo insólitos desde hace mucho tiempo en Italia. “Serán las instituciones competentes las que valorarán si corre algún peligro, también porque me parece que pasa mucho tiempo en el extranjero. Valoraremos cómo se gasta el dinero de los italianos. Le mando un beso”, lanzó Salvini en un programa televisivo.

La advertencia de Salvini —que la semana pasada fue contra los migrantes y esta contra los gitanos llega justo después de las nuevas críticas de Saviano al bloqueo de lo ius soli, la ley que permitiría dar la nacionalidad a los hijos de los inmigrantes regulares nacidos en Italia. Pero sus desencuentros vienen de lejos. De hecho, el líder de la Liga quiso dedicar su gran resultado en las últimas elecciones a una lista de supuestos enemigos. Entre ellos, se encontraba el autor de Gomorra, que volvió a criticarle cuando tomó posesión de Interior por “ignorar las leyes del mar” y dejar morir a los inmigrantes en el Mediterráneo. “Saviano está preocupadísimo por la posibilidad, defendida por mí y millones de ciudadanos, de que le sea retirada la escolta, de la que disfruta inútilmente desde hace tiempo. Pero el miedo que da Saviano a la camorra es parecido al que hacen las amenazas de Kim a Donald: cero”, dio en agosto.

El escritor ha recordado en una carta en la que responde a Salvini que “vivir bajo escolta es una tragedia” y no “una medalla al valor, sino la pérdida de la libertad a cambio de la posibilidad de seguir contando”. Y añade que “Italia es el país occidental con más periodistas bajo escolta, porque Italia tiene las organizaciones criminales más potentes y peligrosas del mundo. Sin embargo, pese a ello, en lugar que liberar de los riesgos a los periodistas bajo protección, Matteo Salvini, ministro del Interior, los amenaza”. “Yo solo soy un medio que Salvini está usando para destruir el Estado de derecho”.

El predecesor de Salvini en Interior, Marco Minniti, se ponía las manos en la cabeza esta mañana al escuchar la amenaza. “La escolta no se asigna ni se quita en televisión. El dispositivo de seguridad para la protección de las personas expuestas a situaciones particulares de riesgo sigue procesos rigurosos y transparentes, que implican varios niveles institucionales, y que fueron reforzados tras el homicidio de Marco Biagi [asesinado por las Brigadas Rojas en 2002]”. El profesor de derecho, autor de la reforma laboral que se aprobaría un año después de su muerte, no llevaba escolta pese a estar amenazado. El minstro del Interior del gobierno de Silvio Berlusconi, Claudio Scajola, minusvaloró el riesgo de la amenaza que pesaba sobre él.

El intento de intimidación de Salvini al escritor —amenazado por la camorra desde hace 12 años—, como sucede cada vez que el líder de la Liga habla, ha levantado una oleada de críticas en toda la clase política. Especialmente teniendo en cuenta que debería ocuparse de combatir a las mafias y no a quienes las denuncian. “Poner en discusión la escolta de una persona amenazada por el crimen organizado es lo contrario que debería hacer un ministro del Interior”, ha lanzado la ex presidenta de la cámara de Diputados, Laura Boldrini.

Saviano, tras llamar a Salvini ministro de la Malavita (de las organizaciones mafiosas) en su carta, ha escrito que el líder de la Liga ha elegido como sus enemigos a los italianos del sur, a los inmigrantes y a sus hijos, a los gitanos y a todos los extranjeros que quiere echar del país. “Hoy tenemos que convencer quien no piensa como nosotros: el único diálogo posible es con los votantes de la Liga a los que les horrorizan las palabras y las acciones del ministro del Interior; con quienes se han presentado a las elecciones con Salvini; con quien con Salvini ha firmado un contrato de Gobierno. Quitemos al ministro del Interior, a este hombre sin escrúpulos, a este hombre cínico, la posibilidad de armar (literalmente) más manos. Quien calle ahora será responsable para siempre”.

Más información