Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía alemana frustra un “ataque biológico”

Las autoridades detuvieron la semana pasada a un tunecino de 29 años, sospechoso de producir ricina, un veneno 6.000 veces más potente que el cianuro

La policía espera afuera del piso del tunecino Sief Allah H., en Colonia el pasado 15 de junio.
La policía espera afuera del piso del tunecino Sief Allah H., en Colonia el pasado 15 de junio. REUTERS

El jefe de la policía judicial alemana ha informado este miércoles de que han frustrado un atentado con "bomba biológica", que contenía ricina, un veneno muy potente que puede causar la muerte en caso de ingesta, inhalación o inyección. El pasado 13 de junio, las autoridades detuvieron a un tunecino de 29 años, sospechoso de haber empezado a producir esta toxina. Las investigaciones han apuntado a sus vínculos con el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). 

"Ha habido en este caso preparativos concretos para llevar a cabo este acto, con una especie de bomba biológica. Se trata de algo sin precedentes en Alemania", ha declarado Holger Münch a la radio pública alemana. "Los registros muestran que el sospechoso ya había producido ricina", el veneno vegetal más violento conocido hasta ahora, ha agregado Münch. La ricina es 6.000 veces más potente que el cianuro, y no existe antídoto contra esta sustancia. 

Es la primera vez que las autoridades alemanas afirman que se estaba preparando un atentado con este tipo de bomba. Según la fiscalía antiterrorista, cerca de un millar de granos de ricina han sido incautados. Münch, por su parte, ha afirmado haber hallado " también los utensilios necesarios para la fabricación de un explosivo". Por el momento, se ignora el objetivo del ataque, así como la existencia de eventuales cómplices del sospechoso detenido, presentado bajo el nombre de Seif Allah H. 

La detención fue posible gracias a la colaboración de "servicios de seguridad nacionales e internacionales". Según indica la prensa alemana, la CIA fue la primera en alertar a la policía alemana, después de que la agencia estadounidense detectara que el sospechoso compró por internet sustancias que pueden servir para fabricar una bomba de estas características.

Alemania no es el único país europeo que se ha visto amenazado con ataques biológicos. El pasado mayo, las autoridades francesas anunciaron que habían frustrado un atentado previsto en París, la capital del país, y la policía contemplaba la posibilidad de que los atacantes utilizaran o bien explosivos o ricina. Un egipcio de 20 años fue detenido y encarcelado. 

Más información