Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El diputado xenófobo al que robaron la ropa mientras se bañaba en un lago alemán

El líder de extrema derecha, Alexander Gauland, dijo días antes que el Gobierno de Hitler había sido 'una cagada de pájaros' en la historia de Alemania

Alexander Gauland llegando a una reunión del Parlamento alemán este miércoles en Berlín.
Alexander Gauland llegando a una reunión del Parlamento alemán este miércoles en Berlín. AP

El diputado federal Alexander Gauland tiene 77 años y es uno de los escasísimos políticos alemanes admirados por un ejército de nostálgicos del Tercer Reich en el país. El sábado pasado, Gauland, que también ocupa el cargo de copresidente del partido xenófobo Alternativa para Alemania (AfD), alegró a sus admiradores y, al mismo tiempo, protagonizó un escándalo político al señalar que la existencia del Gobierno de Hitler y todos los crímenes cometidos durante el Tercer Reich, habían sido "una cagada de pájaros" en los últimos 1.000 años de la "gloriosa" historia de Alemania.

Tres días más tarde, el político volvió a ser noticia a causa de un hecho que ha provocado hilaridad en Berlín, desconcierto en la policía y preocupación en las filas de AfD. Un desconocido decidió castigarlo con una acción poco común en el país. Mientras el político se daba un baño en un lago de Potsdam, el misterioso desconocido decidió robarle la ropa y la llave de su piso, ubicado a tan solo 200 metros de la ribera del lago. Cuando Gauland abandonó las aguas se sorprendió al ver a la policía que le esperaba para hacerle preguntas.

Al darse cuenta del robo, otros bañistas habían alertado a los agentes. Según unos testigos, el ladrón gritó: "Este no es un lugar para que se bañen los nazis", dijo el político a un periódico local, que publicó una foto que mostraba a Gauland vestido con un bañador y acompañado por la policía cuando regresaba a su casa.

Según los agentes, este hecho puede responder a un acto político destinado a castigar y, también, a amenazar al dirigente de AfD, por sus más recientes declaraciones. "El señor Gauland ha sido víctima de un robo y aparentemente él ha sido la única víctima". La teoría de un ataque personal contra el diputado también ha sido compartida por sus vecinos, quienes admitieron a la prensa local que era habitual que los bañistas dejaran la ropa en la ribera del lago. "Es común que los bañistas dejen sus pertenencias en la playa, pero es inusual que algo sea robado aquí", dijo un vecino del político, citado por el periódico Bild.

Gauland, un exmilitante de la Unión Democrática Cristiana (CDU), el partido que aún preside la canciller Angela Merkel, es conocido en el país por sus comentarios xenófobos y por una rara debilidad para reinterpretar la historia. No hace mucho dijo que los alemanes debían sentirse orgullosos de lo que habían hecho los soldados durante las dos últimas Guerras Mundiales y, en 2016, hizo un comentario xenófobo contra Jérôme Boateng, un defensa del Bayern Múnich y de la selección alemana, que causó irritación en el país. "La gente dice que Boateng es un excelente jugador, pero nadie quiere tenerlo de vecino en Munich", dijo al insinuar que los vecinos rechazaban la presencia del jugador en el barrio más exclusivo de la ciudad a causa del color negro de su piel.

El robo de la ropa de Gauland es un hecho casi folclórico y también jocoso, pero podría marcar el comienzo de una campaña de hostilidades contra el político y otros militantes de AfD, que no se cansan de maltratar a los inmigrantes y pedir medidas drásticas para evitar que lleguen nuevos refugiados al país.

Síguenos en Twitter y en Flipboard