Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La difusión de un vídeo de una agresión sexual a una menor conmociona a Marruecos

El agresor de la grabación difundida en redes sociales ha sido detenido en la provincia de Marrakech

Violan a joven en autobus
Captura del vídeo subido a YouTube que mostró la agresión sexual

Una vez más, la sociedad marroquí vuelve a verse conmocionada por la agresión sexual a una mujer en la calle a plena luz del día. El pasado agosto se difundió el vídeo en Marruecos de una joven discapacitada de la que abusaban varios menores descamisados en un autobús de Casablanca sin que nadie interviniera. Este martes fue difundido en las redes sociales un vídeo de menos de un minuto en el que se ve a un joven en plena calle cuando intenta violar a una menor. La víctima suplica a su agresor que la deje. “¿Es que no tienes corazón, no tienes hermana, te gustarían que le hicieran esto?" El hombre la desnuda ante la presencia supuestamente impasible de quien graba la agresión. El vídeo ya no está disponible en YouTube.

La policía ha tardado menos de 24 horas en detener al agresor. Se trata de un hombre de 21 años que responde a las iniciales de Y.L, vive en la aldea de Bouchane, próxima a la ciudad de Benguerir, en la provincia de Marrakech. La víctima ha sido también identificada y es una menor. La agresión se produjo en enero.

En el caso del autobús de Casablanca la policía marroquí también actuó de inmediato. No habían pasado 24 horas desde que el vídeo fue publicado en las redes cuando detuvo a seis menores de entre 15 y 17 años, residentes en el barrio de Mâaguiz à Bernoussi, en Casablanca. La víctima, de 24 años, sufre problemas mentales y no había interpuesto denuncia.

La sociedad marroquí está adquiriendo cada vez más consciencia sobre el drama de las agresiones sexuales. Dos semanas antes de la agresión de Casablanca también fue difundido un vídeo en el que se veía a una mujer acosada por una horda de hombres en Tánger. De nuevo se suscitó un debate en las redes sobre la cuestión. El pasado diciembre, el alcalde de Rabat, el islamista del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) Mohamed Sadiki, declaró que contemplaba la idea de implantar autobuses de color rosa reservados a las mujeres con el fin de frenar los casos de acoso y violencia sexual. La idea no prosperó y recibió críticas de varias feministas.

La socióloga Sanaa El Aji indicó que el problema en Marruecos es que aún se considera que la culpable del acoso sexual es la víctima. “En Marruecos aún estamos preguntándonos qué hace la mujer para provocar que la acosen”, señaló.

Un estudio elaborado por ONU Mujeres en 2016 y publicado el pasado febrero reflejó que el 60% de los hombres encuestados piensan que la violencia sexual está legitimada cuando una mujer viste de forma provocativa o sale por la noche en lugares públicos. El 78% de las encuestadas opinan que la mujer es la culpable de los hostigamientos por “incitar al hombre”. Además, el 38% de los hombres y el 20% de las mujeres afirmaron que a veces las mujeres merecen ser golpeadas.En el estudio se realizaron 2.500 entrevistas a personas de entre 18 y 59 años, en la región de Rabat-Salé-Kenitra.

Más información