Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Omán procesa a un francés por ayudar a huir a una hija del emir de Dubái

La liberación de dos acompañantes de la jequesa Latifa confirma la captura de esta por agentes de su padre

Fotograma del vídeo divulgado por la propia Latifa Mohamed al Maktum, hija del emir de Dubái.

La historia de la desaparición de una hija del emir de Dubái se está convirtiendo en un culebrón. Tras llegar a la conclusión de que el yate en el que la jequesa Latifa escapó de su padre fue capturado por encargo de éste frente a las costas de Goa, en aguas territoriales indias, y obligado a regresar a Emiratos Árabes Unidos (EAU), la ONG Detained in Dubai (Detenidos en Dubái), ha denunciado la detención y procesamiento en el vecino Omán de un francés que, al parecer, ayudó a preparar su huida.

“El ciudadano francés Christian Elombo debería ser ensalzado por su intervención para ayudar a la jequesa Latifa a escapar de años de maltrato en Dubái; sin embargo afronta un juicio en Omán por supuestamente haber transportado a la princesa a un lugar seguro”, asegura la organización, que defiende a personas atrapadas por el sistema legal emiratí y a la que han recurrido tanto la familia de Elombo como los otros implicados en esta peripecia.

Al parecer, Elombo fue detenido a petición de EAU, poco después de que se descubriera que Latifa había huido de su padre, el jeque Mohamed Bin Rashid al Maktum, con la ayuda de su amiga Tiina Jauhiainen (finlandesa) y de Hervé Jaubert, un exagente de los servicios secretos franceses que también tiene nacionalidad estadounidense. La detención fue confirmada a sus familiares el pasado 7 de marzo por una funcionaria de la Embajada de Francia en Mascate, con la que se habían puesto en contacto alarmados por la falta de noticias.

Elombo, un exmilitar reconvertido en monitor de fitness y artes marciales, trabajaba en un gimnasio de la capital omaní. De los datos recabados por este diario se desprende que conocía a Jauhiainen por su común pasión por la capoeira, un baile brasileño que desde 2004 Elombo intentaba introducir en la región y del que la finlandesa era también instructora. Al parecer, el francés habría ayudado a Jaubert y Jauhiainen en la operación para trasladar a Latifa de forma encubierta a Omán desde Emiratos, la federación a la que pertenece Dubái.

Según Detained in Dubai, EAU pidió a su vecino la extradición de Elombo, pero la organización está convencida de que la difusión internacional de la huida de la jequesa ha llevado a las autoridades omaníes a replantearse esa decisión. “Un hombre que ha actuado como un taxi para una mujer maltratada debería recibir una medalla, no una sentencia de cárcel”, declara la abogada Radha Stirling, fundadora de la ONG, que ha presentado ante la ONU una solicitud para que investigue los hechos.

Mientras, Jaubert y Jauhiainen han podido abandonar Emiratos y contar lo sucedido a ese grupo. De acuerdo con la reconstrucción de la historia que permiten los datos difundidos, en Omán les esperaba el yate de Jaubert, el Nostromo, registrado en Estados Unidos. Desde allí, navegaron hacia Goa con la intención de volar a Estados Unidos, donde la princesa pensaba pedir asilo. Sin embargo, el barco nunca llegó a puerto.

“Lo que parece claro es que EAU coordinó con la guardia costera india el asalto al Nostromo y o lo escoltó o lo remolcó a una base militar en Fuyaira”, afirma el último comunicado de Detained in Dubai en referencia a otro de los emiratos de la federación. La ONG, que califica la operación de contraria a la legislación internacional, dice que además del Ejército emiratí y la guardia costera india, también intervino una empresa militar privada que trabaja para EAU. A bordo del yate se encontraban, además de Latifa, Jaubert y Jauhiainen, al menos tres tripulantes filipinos, cuyo paradero se desconoce.

En un emotivo vídeo que Latifa grabó antes de partir y que sus abogados difundieron cuando perdieron el contacto con ella, la jequesa relata una letanía de abusos a los que presuntamente la ha sometido su padre durante años, incluidos tres años de prisión incomunicada, torturas y amenazas. También le acusa de haber ordenado asesinatos, incluido el de una cuñada. Esas denuncias contrastan radicalmente con la imagen de modernidad que transmite el emir de Dubái, a quien se considera artífice del desarrollo de esa ciudad-Estado que atrae a millones de visitantes de todo el mundo. Significativamente, ni las autoridades ni la prensa de Emiratos han comentado la historia.