Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Carolina del Sur se plantea una ley para prohibir los pantalones caídos, una medida considerada racista

La norma contempla multas económicas y horas de trabajo comunitario para los infractores

Carolina del Sur se plantea una ley para prohibir los pantalones caídos, una medida considerada racista

Vestir los pantalones caídos, tanto como para mostrar la ropa interior, puede costarles una multa a los jóvenes de Carolina del Sur si sale adelante una polémica iniciativa que pretende prohibir por ley esta prenda conocida en Estados Unidos como saggy pants.

Una docena de legisladores, tanto demócratas como republicanos, se han puesto de acuerdo en este tradicional Estado sureño y quieren castigar a quienes usen pantalones que caigan en exceso (a su juicio). Una ropa que suelen llevar muchos jóvenes emulando una estética similar a los cantantes de rap. 

En concreto, el texto literalmente pretende que “se prohíba vestir pantalones que superen las 3 pulgadas por debajo de la cresta ilíaca -es decir, el borde del hueso de la cadera- mostrando la piel o la ropa interior”, agregan. A juicio del representante demócrata Wendell Gilliard, uno de los impulsores del proyecto “los pantalones están llegando ahora por debajo de la rodillas”. En declaraciones recogidas por la prensa local, Gilliard asegura que quiere ver a los jóvenes llevando los pantalones “adecuadamente”.

Los jóvenes se expondrían a multas de 25 dólares, que irían creciendo en caso de reincidencia. Si se saltan la norma por segunda vez la multa sería de 50 dólares o un máximo de tres horas de trabajo comunitario, o ambas penas. A partir de la tercera amonestación conllevaría 75 dólares de multa, no más de seis horas de trabajo comunitario y se le podrían aplicar los costes legales de la audiencia en la corte.

Si bien, la violación de esta norma no constará en el expediente como un delito, los legisladores buscan que el no respetarla tenga sus consecuencias más allá de una multa puntual o unas horas de voluntariado y proponen que afecte a la hora de solicitar becas de acceso a la Universidad.

Medida similares ya se han aprobado en algunas ciudades del país como Dublín (Georgia), Dadeville (Alabama) y Terebonne (Louisiana), pero es la primera vez que proponen que se aplique en todo un Estado.

La propuesta ha sido introducida en la Cámara de Representantes estatal, pero todavía le queda un largo recorrido. De momento, está en curso en el Comité Judicial, pero ya ha generado rechazo entre los grupos de defensa de los derechos civiles que ven como objetivo de esta ley a los jóvenes afroamericanos, entre los que es popular esta prenda.

En un mensaje en redes sociales, el activista Shaun King consideró que se estaba tratando de “criminalizar” a los afroamericanos. Mientras, la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) pidió directamente que se retire.

Síguenos en Twitter y en Flipboard