Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duterte anima a disparar a las guerrilleras en la vagina porque sin ella “son inútiles”

Organizaciones locales e internacionales censuran el comentario del presidente filipino y un portavoz le defiende diciendo que "es divertido, solo hay que reírse un poco"

Rodrigo Duterte gesticula durante una rueda de prensa en Davao, en la isla de Mindanao.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha pronunciado un discurso ante 200 antiguos guerrilleros en el que ha defendido que los soldados asuman el nivel de crueldad de la milicia comunista del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) y disparen a las guerrilleras en la vagina porque, sin ella, "son inútiles". El comentario ha sido condenado por organizaciones locales e internacionales.

"Decidles a los soldados que tienen una nueva orden. No os vamos a matar. Solo os vamos a disparar en la vagina. Sin la vagina son inútiles", afirmó Duterte en su intervención del pasado 7 de febrero en Malacañang ante exmiembros del NEP — que se encuentra en las listas de grupos terroristas de Estados Unidos y la Unión Europea, según la transcripción oficial del discurso que se ha revelado este lunes. La transcripción censura la palabra vagina, pero los medios filipinos han confirmado que la pronunció.

La portavoz en Manila del partido femenino Gabriela —con dos escaños en el Parlamento Emmi De Jesús, ha denunciado estas declaraciones que "confirman que (Duterte) es el más peligroso macho-fascista del Gobierno", según informa el portal filipino Politiko.

"Es solo la última de toda una serie de declaraciones misóginas, despectivas y degradantes sobre las mujeres", ha denunciado por su parte Human Rights Watch. "Anima a las fuerzas de seguridad a cometer delitos sexuales durante un conflicto armado, lo que supone una violación del Derecho Internacional Humanitario", ha añadido HRW.

Un portavoz de Duterte, Harry Roque, ha reprochado a quienes critican estas declaraciones que no tengan sentido del humor. "A veces estas feministas exageran un poco. Es divertido. Venga, solo hay que reírse un poco", ha añadido.

El presidente filipino, de 72 años, mujeriego confeso y conocido por sus habituales discursos fuera de tono, ya ha sido objeto de polémica en numerosas ocasiones por sus comentarios hacia las mujeres.

Antes de llegar a la presidencia, en junio de 2016, desató fuertes protestas por contar un chiste sobre una monja australiana violada y asesinada en un motín en una prisión en 1989. En mayo de 2017, afirmó en tono jocoso que los soldados podían violar hasta a tres mujeres sin que se les castigara y unos meses después volvió a bromear con la violación de la ganadora del concurso de Miss Universo. El mes pasado, afirmó que ofrecería 42 vírgenes a cada turista que visite el país.

Más información