Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Cómo ser español, según ‘The Times’

Una pieza humorística de consejos para no parecer un guiri en España desata la furia tuitera

La imagen elegida para ilustrar el artículo de 'The Sunday Times'.

Lo primero, aprender español. Conseguir un bronceado y lograr diferenciar las tapas de los pintxos serían los pasos dos y tres. Pero aún quedaría mucho camino por recorrer, advierte el cronista de The Sunday Times, si el turista británico desea hacerse pasar por “algo que no sea un guiri (sic)”.

Un especial sobre España como destino turístico, publicado en el rotativo conservador el pasado domingo 21 de enero, incluía un artículo en tono humorístico titulado “Cómo ser español” y firmado por Chris Haslam, el corresponsal viajero del dominical. “Maldiga como un soldado, beba el vino tinto frío y siempre termine su cena”, recomendaba el periódico en el subtítulo de la pieza. Esta iba ilustrada, por cierto, con la imagen de un improbable torero hipster con otro consejo en el pie de foto: “Llegue siempre tarde… salvo si le está persiguiendo un toro”.

El artículo aconseja, de entrada, “olvidarse de las nociones anglosajonas de cortesía, discreción y decoro”. “Ser español implica entrar a un bar, besar y abrazar a completos desconocidos, gritar ‘oiga’ al camarero y arrojar al suelo todo aquello que no puedas comer o beber”, explica Haslam. Se puede dejar caer al suelo todo menos los vasos, advierte. Incluidos los “por favor” y las “gracias”. “Son tan innecesarios…”, bromea.

Lo que sí han dejado caer al suelo algunos españoles es el sentido del humor, como demuestran algunos de los más airados comentarios del previsible revuelo tuitero provocado por el artículo. “Desfasado”, “cateto”, “maldito hooligan” e “ignorante” son solo cuatro de los epítetos dedicados al redactor en la riada de tuits que mereció su artículo.

A ellos no les hizo gracia.
A ellos no les hizo gracia.

Especialmente ofensivo ha resultado para algunos usuarios la explicación de por qué, según el cronista, uno debe asegurarse de que a la hora de la cena no deja nada en el plato. “Los países que han sufrido hambrunas son raros en eso”, defiende, llevando acaso demasiado lejos su propio consejo de olvidarse de las nociones de “cortesía, discreción y decoro”.

Por último, Haslam recomienda al viajero llevarse siempre el teléfono móvil al cuarto de baño. “Esto es a) para que puedas ver los mensajes de tu amante secreto, y b) porque todas las luces de baño activadas por sensores de movimiento en la península ibérica están programadas para apagarse después de cuatro segundos”. Al menos en esto último, reconocerá el lector español ecuánime, habrá que darle a Haslam la razón.

Más información