Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El destino truncado de dos mujeres que querían casarse en más de 20 países

Dos mujeres lanzan un proyecto para contraer matrimonio en los lugares donde son legales las bodas homosexuales con el objetivo de publicar un libro y un documental

Fleur Pierets (d) y Julian P. Bloom en el transcurso de su boda en Ámsterdam, el pasado 12 de septiembre de 2016. Proyect 22-Getty-Quality

El quinto enlace matrimonial de Fleur Pierets y Julian P. Bloom estaba previsto para este sábado 13 de enero. Sería en Madrid, en los jardines de Cecilio Rodríguez, en el parque de El Retiro. El año pasado, las dos mujeres, de 44 y 39 años, ya se habían dado el “sí, quiero” en Nueva York, Ámsterdam, Amberes y París. Excepto la primera boda en Estados Unidos, todas las demás ceremonias fueron “simbólicas” y formaban parte de un proyecto “artístico” para celebrar su amor en todos los países del mundo donde es legal el matrimonio homosexual. Hace pocas semanas, sin embargo, una noticia inesperada truncó sus planes: los médicos encontraron varios tumores en la cabeza de Bloom, de nacionalidad holandesa, y le dieron una esperanza de vida de tres meses.

“Fue amor a primera vista. Desde que nos conocimos en Ámsterdam hace siete años, nos enamoramos y empezamos a trabajar juntas también como artistas”, explica por correo electrónico Pierets. De esa relación surgió 22, el proyecto con el que querían contar, mediante la realización de un documental y la publicación de un libro, que el matrimonio entre personas del mismo sexo “es aún una realidad minoritaria en el planeta”.

El destino truncado de dos mujeres que querían casarse en más de 20 países

22 intenta capturar los tiempos actuales y cómo funciona el mundo en términos de igualdad de género. Cómo está cambiando, evolucionando. Nosotras tratamos de buscar una forma para comunicar esto”, explica la artista belga. Desde que la pareja empezó a trabajar en su periplo en enero de 2017, Australia, Alemania, Malta y Taiwán se sumaron a la lista de 22 países que en aquel momento permitían las bodas homosexuales. Además, la Corte Constitucional austríaca ordenó el pasado diciembre la autorización de este tipo de alianza para marzo de 2019.

Para esa fecha, gracias a sus ahorros y el dinero recibido mediante una campaña de crowdfunding por Internet, las dos mujeres tenían pensado haber terminado un periplo que no podrán finalizar después de que se le detectara el cáncer terminal a Bloom. “Las cosas están yendo muy rápido; ella ya ha perdido la memoria y no puede mover los labios”, cuenta Pierets, que ahora cuida de su esposa en compañía de familiares y amigos.

“Hace cinco semanas tuvimos nuestra última conversación lúcida. Ella expresó su deseo de que yo escribiera un libro sobre cómo hemos luchado durante los últimos siete años y sobre el proyecto 22. Le prometí que lo haría. Sin embargo, no sé si seré capaz de continuar. Con lo que me quedo de nuestro proyecto es que el afecto y el optimismo pueden cambiar cosas y que yo fui afortunada por encontrar una mujer que quiso casarse conmigo tantas veces”.

La artista belga Fleur Pierets agradece en su Facebook el apoyo recibido tras la noticia de la enfermedad de su esposa.
La artista belga Fleur Pierets agradece en su Facebook el apoyo recibido tras la noticia de la enfermedad de su esposa.

Alimentar conciencias con una historia de amor

“Creíamos que el matrimonio y el amor, algo con lo que todo el mundo se puede sentir identificado, es un punto de partida perfecto para crear una concienciación sobre el tema”, explica Pierets en relación a cómo se les ocurrió emprender su recorrido por todo el mundo para hacer visible que las experiencias diarias de una pareja homosexual son “completamente distintas”. “Nosotras luchamos contra las desigualdades de género, pero también contra cualquier tipo de desigualdad”, asegura.

Ambas mujeres ya se habían involucrado en otros proyectos en defensa de la igualdad de género como la revista Et Alors?, una plataforma para dar visibilidad otros artistas homosexuales.

Con 22, afirma Pierets, se dieron cuenta que mucha gente no era consciente de que gays y lesbianas todavía no podían unirse en matrimonio en muchos lugares. De hecho, en Europa aún quedan muchas naciones que no admiten la unión entre personas del mismo sexo y en África y Oriente Próximo algunos Estados condenan las relaciones homosexuales con la pena de muerte.

“Nuestro trabajo artístico está enfocado en informar a la gente de una forma abierta, positiva e interesante sobre el mundo. Está relacionado con promocionar el amor e inspirar a otros. Cuando funciona es el mejor sentimiento que existe".

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información