Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kuczynski defiende su inocencia y dice que desconocía los lazos de su empresa con Odebrecht

El presidente peruano revela que el ministro de Interior, Carlos Basombrío, presentó esta semana su renuncia

Pedro Pablo Kuczynski durante la entrevista. REUTERS

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, ha reiterado su inocencia frente a la amenaza de ser destituido por el Congreso el próximo jueves por sus vínculos con el caso Odebrecht. El mandatario, al que acusan de haber recibido pagos de la constructora entre 2004 y 2012 a través de su empresa Westfield, ha asegurado este domingo en televisión que se desligó de su compañía de banca de inversión cuando fue ministro del Gobierno de Alejandro Toledo (2004-2006), y que no conocía los contratos que firmó el gestor de su empresa en aquellos años, Gerardo Sepúlveda, con la constructora brasileñapero que sí recibió dividendos por los servicios prestados.

Paralelamente Kuczynski reveló que el ministro de Interior, Carlos Basombrío, presentó esta semana su renuncia pero que no la había aceptado. "Espero convencerlo de que se quede", comentó. El rumor de la dimisión circula desde el jueves por la noche, cuando el mandatario anunció en un mensaje a la nación que se presentaría a la Comisión Lava Jato del Congreso para responder sobre el caso Odebrecht.

El mandatario no quiso comentar si el vicepresidente Martín Vizcarra está dispuesto a asumir el cargo de presidente en caso de que el Congreso apruebe la destitución. “No creo”, respondió a la pregunta de si estaba viviendo los últimos días de su gestión.

“El accionista (de Westfield) es una persona: yo. (En el tiempo como ministro) no participé en ninguna decisión, me separé, yo no aprobé estos contratos, los firmó el gestor. En banca de inversión hay una muralla entre los accionistas-dueños y los gestores”, explicó en una entrevista televisada, con cinco periodistas.

Sin embargo, no mostró algún documento en el que probara que se desvinculó de su empresa mientras se desempeñó como ministro, pese a que una de las periodistas se lo solicitó. El economista y exbanquero de inversión dijo que ha sido en estos días cuando ha buscado y se ha enterado de esos contratos firmados por Sepúlveda hace más de 10 años.

“Lo primero que quiero hacer es disculparme ante los peruanos porque no lo he explicado bien y son temas que tienen más de 10 años de antigüedad. No he mentido, no soy corrupto. Si uno fuera corrupto, ¿haría estas operaciones bancarizadas, en empresas bancarizadas en Estados Unidos que pagan impuestos?", comentó el mandatario.

Además, Kuczynski indicó que la firma, creada en Estados Unidos en 1992, prestaba “un servicio de banca de inversión que existe en todos los mercados del mundo donde se trabaja para levantar una cantidad de plata en los mercados, mercados de bonos, en base a una comisión, según las reglas del mercado”.

“Aquí lo que está pasando es un asalto al orden constitucional. Están tratando de hacer una vacancia (destitución) exprés. Debería ser un proceso en el cual se presentan las acusaciones constitucionales, y si se comprueba si estos datos son verdad o no, se llega a un veredicto al que accederé”, reclamó Kuczynski.

“El delito es hacer negocios desde el Gobierno, y yo no hice ningún negocio desde el Gobierno. Sepúlveda dio un servicio financiero (a Odebrecht) que generó ingresos sobre todo a él y Westfield era el vehículo que generó dividendos. Yo gané algo de dividendos”, reconoció.

Mientras Kuczynski fue ministro de Economía, entre febrero de 2004 y agosto de 2005, fue también presidente del Consejo Directivo de ProInversión, el ente adscrito al Ministerio de Economía que otorgó la concesión a Odebrecht para la construcción de la carretera Interoceánica Sur, una obra por la que supuestamente Alejandro Toledo recibió un soborno de 20 millones de dólares, según el exsuperintendente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata. Marcelo Odebrecht ha declarado que Kuczynski fue “una piedra en el zapato” para la Interoceánica, y que después de que salió del Gobierno le encargaron consultorías para “curar las heridas”.

En la entrevista, el presidente peruano aseguró que no hubo conflicto de interés entre los negocios de Westfield Capital y su cargo como ministro en la década pasada, pues dijo que no solicitó nada a la constructora brasileña.

“¿Estas transacciones en 2006, 2007 son causa de vacancia presidencial en este período?”, cuestionó. “Voy a contestar el jueves (en el Congreso), trataré en 60 minutos de contestar todo esto con mi abogado. Estas son transacciones de asesoría financiera a un privado, no se le pidió nada al Estado”, anotó.

El jefe de Estado dijo que el proceso de destitución que ha propiciado la mayoría opositora, Fuerza Popular (fujimorista) “es un manotazo, un asalto al orden democrático, contra el fiscal, el Tribunal Constitucional, y ahora al presidente sin un (debido) proceso”, expresó.

Fuerza Popular, que tiene la mayoría de votos en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso, ha aprobado en el último mes acusaciones contra el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, y contra cuatro magistrados del Tribunal Constitucional. La decisión final corresponde al pleno del Congreso.

Este domingo, la prensa peruana difundió una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que pide al Estado Peruano suspender “inmediatamente el procedimiento de acusación constitucional seguido contra los magistrados Manuel Moranda, Marianella Ledesma, Carlos Ramos y Eloy Espinoza Saldaña”, hasta que el pleno de esa instancia supranacional revise el caso entre enero y febrero de 2018.

Más información