Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instalaciones nucleares rusas niegan ser el origen de altos niveles radioactivos en Europa

El servicio de meteorología ruso, que reconoce los indicios de contaminación, señala que no hay riesgos para la salud

Las instalaciones nucleares rusas niegan ser el origen de altos niveles radioactivos en Europa

La agencia estatal responsable de la energía atómica en Rusia, Rosatom, ha declarado este martes que sus plantas nucleares ubicadas en el sur de los montes Urales no son el origen de los altos niveles de contaminación de rutenio-106 en Europa. El servicio de meteorología ruso Roshydrome reconoció, sin embargo, este lunes que los niveles de contaminación en esta región del sur de Rusia eran 1.000 veces superiores a los niveles habituales. Los expertos aseguran que no hay riesgos para la salud, recoge BBC News. 

“La asociación de producción Mayak no está en el origen del excedente de ruthenio-106 en la atmósfera”, ha indicado la página web de Rosatom este martes. Según la cadena de información británica, el informe de Roshydrome es el primero que confirma con datos lo que había publicado el Instituto de Seguridad Nuclear francés (IRSN, por sus siglas en francés) este mes de noviembre.

Este instituto había detectado una nube de contaminación radioactiva en Europa, más específicamente detectó la presencia de rutenio-106 sobre el territorio francés entre el 27 de septiembre y el 13 de octubre. En su informe, el instituto indicaba que la procedencia de este contaminante podría haber sido originado por un accidente en las instalaciones nucleares de Rusia o Kazajistán. Ambos países negaron cualquier disfunción de las instalaciones. 

La estación de Argayash, ubicada en el sur de la planta nuclear de Mayak, ha registrado niveles de contaminación 986 veces más altos que los del pasado mes pero no ha especificado el origen de esta contaminación. La planta nuclear de Mayak tuvo un accidente nuclear en el año 1957. 

Según recoge el diario británico The Guardian, la rama rusa de Greenpeace ha pedido una investigación a Rosatom para examinar si trata de ocultar un accidente nuclear.