Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 16 muertos en inundaciones cerca de Atenas

Las repentinas lluvias torrenciales anegaron varias localidades atrapando a los vecinos en viviendas y automóviles

Destrozos causados por las lluvias torrenciales este miércoles en la localidad griega de Mantra.
Destrozos causados por las lluvias torrenciales este miércoles en la localidad griega de Mantra. REUTERS

Al menos 16 personas han muerto este miércoles a causa de las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales que han afectado durante la noche a la parte occidental de Ática, la región en la que se encuentra Atenas, según han contado fuentes oficiales. Los bomberos han informado a distintas agencias de comunicación, entre ellas AFP y Efe, de que 17 personas están heridas y de que hay numerosos daños materiales. También se teme que el número de víctimas pueda aumentar, a tenor de que aún hay varios desaparecidos.

Las carreteras de Nea Peramos, a 27 kilómetros al oeste de Atenas, se transformaron en ríos de barro, como se puede ver en algunas imágenes de televisión, arrastrando vehículos e inundando las viviendas. "Prácticamente, la ciudad entera de Nea Péramos [una localidad de cerca de 8.000 habitantes] se ha inundado", ha dicho el alcalde Grigoris Stamoulis a Antenna TV. "No creo que hemos visto antes una inundación así". 

Las inundaciones han dejado atrapados a los habitantes de la zona en sus casas y automóviles. La mayoría de las victimas mortales, de 35 a 90 años, fueron localizadas dentro de sus casas o cerca de edificios.  Otros dos cuerpos fueron hallados en la zona costera de Aspropyrgos y Elefsina, han informado los guardacostas. Stamoulis dijo que están tratando de rescatar a las personas que han quedado aisladas. Algunos vecinos se han visto obligados a refugiarse en azoteas y balcones. Los servicios de rescate han recibido cerca de 600 llamadas pidiendo auxilio.

"Todo está perdido, el desastre es bíblico", ha declarado a la ERT la alcaldesa de Mantra, Ioanna Kriekouk, también inmovilizada en su casa. En la misma localidad, los bomberos han rescatado a varias personas de sus casas, así como a los doce pasajeros de un autobús en una carretera inundada. Las fuertes lluvias y los desprendimientos de las montañas cercanas convirtieron las calles y carreteras en potentes torrentes que se llevaron por delante todo lo que se interponía en su camino. En Mandra, por ejemplo, las masas de agua arrastraron a todos los coches municipales estacionados en el aparcamiento del ayuntamiento.

Las lluvias provocaron inundaciones también en el municipio de Mégara. La carretera que une Nea Péramos y Mégara ha sido cortada tras quedar completamente anegada, y los bomberos han hecho un llamamiento a los conductores a no dirigirse a la parte occidental de Ática. Parte del área afectada carece de agua y suministro eléctrico. 

La lluvia provocó asimismo problemas de tráfico en la autopista que une Atenas con Corinto. 

La catástrofe en esta zona cercana a la capital se produce un día después de que la isla de Symi, en el archipiélago del Dodecaneso, declarara el estado de alarma a causa de las graves inundaciones, que dejaron numerosos daños materiales , pero no causaron víctimas.