Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un eurodiputado polaco culpa a las mujeres de la baja natalidad por “no quedarse en casa”

La socialista Iratxe García pide que el Parlamento sancione a Janusz Korwin-Mikke

El eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke. Beata Zawrzel/NurPhoto Getty Images

El problema de la baja natalidad en Europa obedece a que “todos se empeñan en que la mujer trabaje fuera de casa”. La frase resonó el lunes por la noche en el hemiciclo del Parlamento Europeo, muy poco concurrido. La pronunció el mismo eurodiputado polaco que ya irritó a la mayoría de la Eurocámara al asegurar que las mujeres debían ganar menos que los hombres porque son “más débiles y menos inteligentes”. Y la dirigió a la misma eurodiputada contra la que había lanzado ese comentario, la socialista española Iratxe García, que ha pedido que se le sancione.

Janusz Korwin-Mikke, diputado de Polonia no adscrito a ningún grupo, es bien conocido por sus exabruptos racistas y machistas en el Parlamento Europeo. Su voz resulta poco representativa del tono que impera en la institución. Es presidente de un partido de ultraderecha denominado Wolność y que hasta hace poco funcionaba bajo la etiqueta de Korwin (su apellido). En Polonia apenas tuvo una breve experiencia como diputado nacional entre 1991 y 1992 y en la Eurocámara se ha estrenado en esta legislatura, iniciada en 2014. Korwin-Mikke aprovechó el debate parlamentario sobre la política de cohesión europea ante el desafío demográfico, celebrado en Estrasburgo, para exhibir sus ideas anquilosadas sobre la función de la mujer en la sociedad.

La discusión, introducida por la jefa de filas de los socialistas en la Eurocámara, instaba a afrontar los retos demográficos en Europa, el continente más envejecido del mundo. Korwin-Mikke pidió la palabra para ofrecer su particular visión. “Estoy perplejo. Creo que el asunto más importante del problema demográfico en Europa sigue sin mencionarse. Las mujeres no se quedan en casa, sino que se van a trabajar. Y tienen menos niños. Todos se empeñan en que la mujer trabaje fuera de casa. Si no solucionamos esto, no tiene sentido debatir”, zanjó.

La comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu —presente en el debate—, respondió con indignación: “Es inadmisible escuchar este tipo de presentación de las mujeres en el lugar donde reside la democracia de la UE”. Iratxe García insistió: “La igualdad es un valor fundamental de la UE y no podemos permitir mensajes discriminatorios hacia las mujeres, que somos la mitad de la UE”. Este martes, durante la votación del dosier, la parlamentaria del PSOE ha pedido a la mesa del Parlamento Europeo que estudie si procede sancionar a Korwin-Mikke. “Es un insulto a las mujeres, que hemos decidido ser libres”, protestó enérgicamente García. Sus palabras fueron recibidas con aplausos en la Eurocámara.

Apoyo del Frente Nacional

Uno de los que no aplaudieron fue el diputado Bruno Gollnisch, del Frente Nacional de Marine Le Pen. Aunque este representante comenzó diciendo que no compartía los postulados de su colega polaco (ambos están en el grupo parlamentario de los no inscritos), quiso dejar constancia de su “inquietud por la deriva represiva” del Parlamento al considerar los comentarios de Korwin-Mikke susceptibles de sanción. Y acabó girando completamente el argumento para apoyar el secesionismo en Cataluña. Para Gollnisch, plantear sanciones contra estos comportamientos es equiparable a pedir una orden de arresto para Carles Puigdemont, huido a Bélgica tras la declaración unilateral de independencia del Parlament. “Creo anormal que se utilice la euroorden contra un refugiado político como Puigdemont”, cerró este eurodiputado.

Su colega polaco lo secundó asegurando que la petición de sanción por parte de Iratxe García supone “algo escandaloso: oponerse a la libertad de expresión”. La eurodiputada ya tuvo que lidiar con sus comentarios a principios de marzo, cuando hizo todo un alegato a la supuesta inferioridad física e intelectual de la mujer. Entonces se le sancionó con la pérdida de su complemento salarial durante 30 días (9.180 euros en total), se le prohibió trabajar durante 10 días y representar al Parlamento en cualquier acto durante un año.

Frente a esas salidas de tono, el diputado que ejercía la presidencia de la Eurocámara en ese momento, Dimitrios Papadimoulis, aseguró que estudiará esas sanciones y argumentó que entre sus atribuciones figura la de “defender la igualdad”. El reglamento prevé amonestaciones “en casos graves de desorden o perturbación de los trabajos del Parlamento”, aunque en la práctica se pueden aplicar a cualquier comportamiento considerado anómalo. Es el propio presidente quien debe considerarlo y proponer a la conferencia de presidentes, donde están representados los grupos políticos, la suspensión del diputado o de alguno de sus cargos como medidas más extremas.

Más información